archivo

Ciencia

image002Su afición por las plantas medicinales le viene de cuando era pequeño e iba con su abuela a recoger las que ella utilizaba. Con el paso de los años esa afición se convirtió en su vocación y profesión.

Se licencia en Medicina por la Universidad de Oviedo en 1982 y empieza  ejerciendo en un seguro. Ya en aquella época entendía que la medicina general tendría que estar orientada a ver al paciente desde una perspectiva global, integral, ya que una dolencia puede tener un origen psicosomático que también debería  atenderse.

Su trayectoria profesional le llevó a Los Oscos, en un momento en el que  las comunicaciones eran penosas. Nos cuenta que en muchas ocasiones  tenía que solucionar él solo la papeleta a los habitantes haciendo las veces de especialista, pues la mayoría no se podían permitir el lujo de ir a Oviedo. En cualquier caso, él es un médico generalista convencido,  pues considera que a la persona debe tratársela como a un todo y no como los especialistas que atienden a lo que atañe a su especialidad.

En 1987, decide dedicarse a lo que realmente le gustaba y empieza a estudiar por su cuenta y de forma autodidacta medicina natural y fitoterapia  pues en España no había nada relacionado con ese campo. Ese mismo año va a París de vacaciones  y allí visita una exposición de Farmacia Natural donde de forma casual ve unos papeles por el suelo que anuncian publicidad de los cursos de fitoterapia de la Facultad de Farmacia de Montpellier. De esta manera tan peculiar decide hacer esos estudios y sacar el título de Diplomado en Fitoterapia,  curso  que le sirvió no sólo para aprender sino también para contactar con otros profesionales europeos. Después en Londres realiza estudios de Homeopatía en la Facultad de Homeopatía del Royal London Homeopatic Hospital.

Vuelve a su ciudad natal  y abre su consulta de medicina natural. Combina la práctica del ejercicio médico con charlas, cursos, asistencia a congresos, seminarios, para seguir aprendiendo y también crea la Sociedad Asturiana de Fitoterapia en 1991. Fue miembro fundador, presidente y vicepresidente respectivamente de la Sección Colegial de Médicos Acupuntores, Homeópatas y Naturistas del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Asturias. En 1992 organiza y preside el  I Congreso Internacional de Fitoterapia “Ciudad de Oviedo”, el  primero de esta disciplina en el país. Es en  esta época cuando le llaman de la Universidad de Oviedo para impartir el  primer curso de Plantas medicinales en la Facultad de Biológicas. Además, desde hace ocho años imparte en la Facultad de Medicina  la asignatura de Medicinas Complementarias, con la finalidad de dar a conocer y sensibilizar a la «clase médica» en otro tipo de terapias alternativas. Asignatura que en estos momentos es optativa.

Como profesor de UP impartió el curso de Plantas medicinales en varias ofertas, siempre con gran demanda. Para él es una «experiencia que valora muy positiva y satisfactoriamente pues el alumnado viene con mucho interés y muchas ganas de aprender, hacen muchas preguntas y muy interesantes». Le gusta el contacto con la gente y encontrarse con un público tan heterogéneo que va desde una estudiante de farmacia a una ama de casa ,con jóvenes y mayores. Dice que le supone todo un reto a la hora de preparar e impartir las clases.

Es un profesional muy polifacético y con mucha iniciativa,que rápidamente se lía la manta a la cabeza  y tan pronto funda, dirige, redacta y publica una revista médica, como dirige, asesora y participa en programas de radio. Tampoco  es difícil encontrarlo  de médico en rallies. Es autor y coautor de libros como Plantas medicinales en Asturias y  Plantas medicinales en España;  así todo  encuentra tiempo para sacar las titulaciones de patrón y capitán de yate y si se tercia salir a la mar, por la que siente una gran pasión.

¡Qué tengas buena mar!

img_4485

Eclipses, cometas, lluvias de estrellas fugaces, galaxias y otros objetos celestes -o fenómenos asociados a ellos- aparecen en los medios de comunicación cada vez con más frecuencia. Su popularidad va en aumento y seguro que está contribuyendo a aumentar el interés por la astronomía; estos días, por ejemplo, se hablará de la famosa lluvia de fugaces llamadas Perseidas.

Nebulosa de Orión. Foto Carlos J. Polancos (S.A.A. OMEGA)

En Gijón la UP lleva más de 20 años ofertando cursos cuyo objetivo es acercar, con un planteamiento riguroso, los conceptos básicos y los procedimientos científicos de la astronomía a todo tipo de público. Y hablar de los cursos de astronomía en la UP es hablar de la Sociedad Astronómica Asturiana OMEGA (S.A.A. OMEGA) cuya colaboración ha sido decisiva en todos estos años, y mucho más intensa en los últimos quince.


J. Santiago Izquierdo Carmona Presidente de la S.A.A. OMEGA

Estuvimos con J. Santiago Izquierdo Carmona, que lleva desde 1997 siendo su presidente, para que nos hablara del origen de su afición: «cuando comencé a hacerme preguntas sobre el enorme, lejano y difícilmente comprensible universo que nos rodea». La famosa serie documental Cosmos, con Carl Sagan como experto divulgador científico, sin duda propició un incremento del interés por todo lo que tuviera que ver con el firmamento; el regreso del cometa Halley, en 1985-86, fue la guinda del pastel. Numerosas asociaciones astronómicas surgieron por toda España allá al inicio de los años 80. De hecho, la S.A.A. OMEGA comienza su andadura en 1981. Sus primeros socios quisieron componer una asociación cultural de divulgación científica, formada por aficionados a la astronomía y abierta al entorno, en este caso a Gijón, municipio de residencia de la mayor parte de sus miembros: «no somos un equipo cerrado de investigación científica».

Al hablar del curso de Iniciación a la Astronomía nos comenta que se plantea «como una especie de menú de degustación» en el que, a lo largo de sus veinte horas, el alumnado puede introducirse en los conceptos básicos, en su historia y en los diferentes campos y disciplinas de las ciencia del espacio, para pasar después a la observación astronómica. Una de las sesiones del curso se imparte en el Observatorio Astronómico Municipal Monte Deva, que también gestionan. Pero si algo caracteriza a la parte docente de este curso es que está formada por todo un equipo de «estrellas»: J. Ramón Vidal Blanco, María Eugenia Díaz Pascual, Julián Rojo Nájera, Francisco Marcos Vega, Enrique Díez Alonso, Juan Marcos Álvarez Merinero, Juan Rubiera Rodríguez y, últimamente, J. Santiago Gándara Rivas y F. Isaías Gonzalo Solís -quien primero fue alumno de uno de los cursos- bajo la coordinación, y también docencia, de J. Santiago Izquierdo Carmona. Un equipo formado por especialistas en diferentes campos de conocimiento de esta ciencia de la que siempre se han esforzado por mostrar su vertiente más divulgativa. Muchos son los cursos que han impartido en la UP y con gran éxito de matrícula; lo que no cabe duda es que mantener el interés por los procesos de enseñanza-aprendizaje en temas de divulgación científica tiene mucho, muchísimo mérito. Además, un inconveniente destacable es que el municipio de Gijón, por su situación geográfica, no es precisamente un lugar que reúna las condiciones óptimas para garantizar la observación de la esfera celeste. Los días con nubosidad elevada son muchos a lo largo del año y ello dificulta extraordinariamente la visibilidad. Sin embargo ahí están, vigilantes, consultando las predicciones atmosféricas para poder aprovechar cualquier oportunidad que permita acudir al Monte Deva para observar, desde el área de estacionamiento de telescopios, o desde el propio observatorio. Y esto significa mucha, muchísima paciencia.

Pronto se incorporarán nuevas caras y contenidos para mantener vivo el interés del público. Dejarán de impartir docencia J. Santiago Izquierdo y José Ramón Vidal; para ambos nuestro más sincero agradecimiento. Para los nuevos profesores una cordial bienvenida. En la UP apostamos por continuar en «conjunción».

J. Ramón Vidal a la espera en el observatorio Foto Carlos  J. Polancos (S.A.A. OMEGA)

J. Ramón Vidal a la espera en el observatorio Foto Carlos J. Polancos (S.A.A. OMEGA)