archivo

Archivo de la etiqueta: Música

Se dice que «de casta le viene al galgo» y en el caso de nuestro profesor de saxofón es  cierto porque hereda de su padre, un conocido músico asturiano, su afición y talento.

Empezó a una edad muy precoz. A los cinco años entró en la Banda de Música de Mieres y eligió el saxofón porque era el instrumento que más le atraía. A los 11 años, su padre le compró su primer Selmer. «No se me olvidará nunca aquel día en el que iba con mi saxo nuevo, que para mí era el mejor del mundo, y uno de los de la banda le dijo a mi padre: no sé para qué le compraste un pito tan caro. Y me cortó toda la ilusión del momento».

band- Juan Flores

Sus estudios se encaminaron a la música y se graduó con el título de Profesor de Saxofón por el Conservatorio Superior de Música del Principado de Asturias, finalizando la carrera con matrícula de honor y premio Fin de Grado.

En la década de los ochenta, además de ser el saxo solista de la Banda de Música de Langreo y el de la de Ciudad de Oviedo, daba clases particulares de saxo, flauta y clarinete para ganar unes perruques. Jorge el de Los Ilegales, que por entonces era uno de los grupos más famosos, le llamó porque quería introducir el saxo en sus canciones. Corría el año 1988 y su importante participación en Ángel exterminador contribuyó al gran éxito de este tema. A partir de ahí, va simultaneando las giras nacionales e internacionales  con las grabaciones Nuberu, Los Berrones, Victor Manuel, Elliot Murphy, por citar las más significativas. Después de 12 años de gran actividad, terminó dejando Los Ilegales para poder llevar una vida más tranquila y sin tantos bolos.

Su trayectoria musical es de una singularidad extraordinaria. Formó parte del único grupo español que tocó en el mítico festival de Woodstock; colaboró en grabaciones y directos con Jaime Urrutia, Jhonny Burning, Josele Santiago, Micky, Sr. Chinarro, Julián Hernández; creó su propio grupo JF Quartet ;es integrante de Stormy Mondays  y su tema  Sunrise number 1 fue elegido por la NASA entre más de mil canciones de todo el mundo para ser escuchado en el espacio en el transbordador Endeavour. También es miembro de Zem, de Jorge Ilegal y Los Magníficos y de Real Straits.

Llegó a la UP de la mano de René de Coupaud cuando quisimos incluir el saxo en la oferta de de música. Nos cuenta que aceptó porque «ya conocía al personal de los otros instrumentos y me prestaba trabajar en ese proyecto pero venía con una idea muy diferente. Pensaba que el Taller de Músicos era una escuela de élite en la que iba a dar clases a músicos que quisieran perfeccionar técnicas, estilos… Sin embargo y aunque la realidad era otra, no fue decepcionante, sino todo lo contrario ya que cuando en los cursos me encontré con personas tan variopintas pensé que algo bueno y guapo  tenían que tener para querer aprender a tocar un instrumento». «Y es que en estos cursos hay muy buen rollo pues se establece un vínculo tan fuerte que al final son ya más amigos que alumnos».

Juan Flores, profesor de saxo

Recuerda un caso muy entrañable, el de un alumno de 82 años que llegó con su saxo nuevo a clase y le preguntó si le podía enseñar a tocarlo. Le dijo que para dar conciertos no iba a estar preparado, pero sí para poder disfrutar de la música.

También imparte clases en el Conservatorio de Pola de Lena. Indudablemente, la música, es una de sus grandes pasiones, y los saxos siguen ejerciendo en él, una atracción especial, sobre todo sus trece Selmer Marck VI, verdaderas joyas de coleccionista pero además siente debilidad por las motos y locura por su Harley-Davidson.

Juan es un bon vivant que sabe disfrutar de los placeres de la vida.

 

 

Anuncios

Casi por casualidad arribó a  la UP un verano en que se buscaba profesorado, casi por casualidad pero no del todo  ya que vivió en Gijón hasta que a  los 16 años se trasladó a Madrid para estudiar Arte Dramático en la RESAD. Su madre vivía aquí y ella volvió en esos días en que los veleros perfilan el horizonte de San Lorenzo. Vio un anuncio en que solicitaban profesorado para la UP y en 1984 comenzó a dar clases de teatro y expresión corporal.

20150908_184540

«Eran tantas las carencias culturales y tan grandes las ganas de aprender que la UP dio respuesta a esa necesidad acumulada durante tantos años. Dar respuesta a las inquietudes artísticas fue también otra de las grandes aportaciones de la UP a una ciudad que ya contaba con varias asociaciones teatrales pero en la que aún no existían compañías profesionales».  Marián Osácar reconoce hoy muchos rostros del teatro porque empezaron en la UP. Pero la UP no solo nutrió la profesión, también se creó una red permanente de públicos con muy buen criterio «porque no hay mejor manera de saber apreciar una puesta en escena que haber experimentado con técnicas teatrales».

 

Ve la UP como un espacio de trabajo colectivo donde sigue siendo posible asumir un mayor riesgo creativo porque no tiene la presión del mercado. En general considera que la UP sigue cubriendo esa oferta de materias no incluidas en la formación reglada y «sigue apostando por generar curiosidad e interés por los lenguajes artísticos, desarrollando habilidades, disfrute y enriquecimiento personal, a veces aplicables en la mejora y distinción de los C.V. de las personas asistentes». Para Marián la UP conserva un elemento esencial de sus inicios, poder compartir gustos y aficiones en grupos afines que, algunos de los cuales perduran.

 

Tras varios años desarrollando otras labores técnicas que la apartaron de las artes escénicas, volvió con fuerza cuando pasó a formar parte del equipo de FETEN en 1996 siguiendo a día de hoy al frente de la Feria que movía de aquella unas quince compañías y cincuenta personas acreditadas. Ahora que celebra sus 25 años, reúne a setenta y dos compañías de diecisiete países y de quince comunidades autónomas, con más de seiscientas personas acreditadas y más de ciento sesenta funciones en una feria que abraza todas las formas de expresión de las artes escénicas: teatro, danza, música… Habla con pasión de la feria y destaca la relevancia de un evento único en el Estado Español, un lugar de encuentro entre el mercado y las nuevas tendencias creativas de ámbito profesional y a su vez una oportunidad extraordinaria para que Gijón/Xixón disfrute de un festival que como tal, si no fuera feria, no sería posible organizar.

 

Para Marián, ya desde estudiante, siempre fue una prioridad la visibilidad y promoción de las artes del movimiento. A partir de 2000, apostó desde la FMCEyUP por dar un lugar a la danza contemporánea y las técnicas corporales como motor de creación, implicándose en la propuesta y puesta en marcha de un festival de danza, Danza Xixón, a partir de un congreso realizado en el Centro de Cultura Antiguo Instituto. Tras 15 ediciones se puede ver el impacto en la ciudad de haber creado público específico de danza.

 

Como Jefa de Departamento de Promoción de las Artes en la Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular que es, ve imprescindible destacar la importancia de la música e imagen en el tejido cultural de la ciudad. Comparte también espacios con el Taller de músicos que desarrolla festivales como el de Música Antigua o los talleres de Improvisación, o el Centro de Imagen con su ciclo anual de cine Peor Imposible. No duda en resaltar la profesionalidad de su equipo de trabajo al que considera altamente cualificado y que año tras año consigue que todos los eventos que organizan sigan creciendo, devolviendo a la ciudad el capital social que invierte, cumpliendo su labor como empleados/as públicos/as.

 

Nuestras felicitaciones por esos 25 años de FETEN… ¡¡¡y que cumpla muchos más!!!

 

La Universidad Popular y la asociación Alarde llevan vinculadas desde 1996 cuando se empiezan a impartir cursos de Danza y creación para adultos con discapacidad intelectual. Pasados dos años se amplía la oferta pública con talleres de música y otro taller de Danza que en la actualidad se siguen programando.

La Danza es el recurso que estrecha lazos en la colaboración continua entre Alarde y la Universidad Popular. Elena Reales es la profesora que imparte las clases con la monitora de apoyo,  Conchita Fernández. Los alumnos y alumnas, que bien se han ganado el título de «BAILARINES» por su formación, esfuerzo e ilusión, participan en diversos actos con representaciones coreográficas inspiradas en la capacidad de cada uno de ellos y su manera especial de transmitir emociones al público que les contempla.

Alarde pie

 

La asociación Alarde es una entidad sin ánimo de lucro constituida en 1995. Nació con la necesidad de tener un punto de encuentro de familias donde había al menos una persona con discapacidad. Empezaron a trabajar, como aquel que dice, dando palos de ciego porque ni la sociedad estaba preparada, ni las personas que iniciaban este proyecto sabían por donde caminar para favorecer el aprendizaje y mejorar el ocio de personas con otras capacidades.

Tras varios años de experiencia y éxitos, en 2008 se inaugura La Escuela de Arte Alarde, apoyada por el Ayuntamiento de Gijón. Es un centro abierto a la sociedad, que abarca la formación en varias disciplinas artísticas y que tiene por objetivo sembrar el gusto por el Arte. Este año 2014 el número de personas con capacidades diversas que participan en esta escuela asciende a 170.

Que el Arte siga abierto para «La Vida» y que nos dé la oportunidad de seguir creando con las capacidades de todos aquellos que se comprometen a buscar una mejora en su día a día.

Con la colaboración de Elena Reales

BRAVO ASTURIANISIMO

 

 

René de Coupaud Villarrubia acaba de recibir el premio honorífico de la Asociación de Músicos Asturianos (AMAS 2013), muy celebrado por las personas que trabajamos con él y muy merecido por toda una trayectoria profesional dedicada a la música y por ser uno de sus referentes  en Asturias y en España.

Es un excelente músico que inició su carrera a una edad temprana pues con cinco años ya tenía una facilidad extraordinaria para repetir las canciones de la radio por lo que su padre decidió enviarle a clase con profesor de solfeo y piano. De origen madrileño, a los nueve se traslada con su familia a Gijón, continuando el aprendizaje de piano en el Conservatorio de Oviedo y terminando a los diecisiete años con las máximas calificaciones.

Desde entonces hasta la actualidad, consiguió vivir de la música y sin grandes esfuerzos pues siempre le vinieron a buscar a casa. Primero para empezar a trabajar como pianista de la Orquesta Scherezade, con la que estuvo tres años y después con Susan y los Sonor, con quienes grabó su primera maqueta discográfica en 1972. Este año compró su primer piano un Fender Rhodes que costaba  la friolera de noventa mil pesetas y que fue pagando a plazos.

En esta época, vuelve a Madrid llamado por Dani Daniel para tocar y colaborar en la composición de varios temas. Ese mismo otoño se incorpora al grupo Los Canarios. En 1974, a raíz de la firma de un contrato con Hispavox el grupo pasa a llamarse Alcatraz; a partir de ese momento simultanea su pertenencia al grupo con trabajos de teclista, arreglista y director musical en producciones discográficas para cantantes como Donna Hightower, Emilio José, Juan Bautista Humet, Juan Carlos Calderón, Angela Carrasco, Albert Hammond, José Vélez, José-José, Camilo Sesto….Acompañando a este último , a Albert Hammond y a Donna Hightower realiza giras por España, Bélgica, Alemania, Inglaterra, Estados Unidos y gran parte de Latinoamérica.

Tocando con Albert Hammond en 1978

Tocando en una gira con Albert Hammond en 1978

Sin embargo, esta no era la vida que quería vivir ya que pasaba mucho tiempo fuera de casa y alejado de su familia. Así que en el 1978 abandona el grupo Alcatraz fijando su residencia en Oviedo, donde comienza su actividad como organista de la iglesia de San Juan el Real. Continúa colaborando en producciones discográficas y junto a Joaquín Torres compone, arregla, dirige y toca para diferentes cantantes nacionales e internacionales.

Un día de 1981, Pedro Bastarrica vino a llamar a su puerta para proponerle montar a  medias un estudio de  grabación y así  uniendo a su trabajo como músico la experiencia de técnico de sonido, montan en Gijón Estudios Norte, que hizo posible la entrada en el mundo discográfico de los artistas asturianos que en ese momento buscaban una salida a sus creaciones; en él se grabaron los primeros álbumes de Ilegales, Los Locos, Fuera de Serie, José Prendes, Manolo Quirós, Xentiquina, Orquestina Son Les Poles, Pedro Bastarrica, Carlos Rubiera, Llan de Cubel, Salón Dadá, así como varios discos para Nuberu, Jerónimo Granda, Rosa María Lobo, Joaquín Pixán, Los Tres Sudamericanos… En todos ellos intervino como técnico de sonido, compaginando en muchas ocasiones esta labor con las de instrumentista, arreglista, director musical, productor y compositor. También colabora con el mundo de la publicidad, realizando diferentes anuncios y sintonías tanto para el centro territorial de RTVE como para las cadenas nacionales.

Desde 1990 y por encargo del Vicerrectorado de Extensión Universitaria de la Universidad de Oviedo participa como profesor en varios cursos sobre Música y Tecnología, coordinando uno que versó sobre Síntesis Sonora y dirigiendo el primer monográfico sobre Grabación Digital realizado en España. Ha impartido cursos de Informática Musical para el Conservatorio del Valle del Nalón, el Instituto Música, Arte y Proceso de Vitoria- Gasteiz y los Centros de Profesores y Recursos de Avilés y Gijón.

2012 Taller de Músicos

Nuestro compañero René en el estudio de grabación del Taller de músicos

En noviembre de 1991 accede por oposición a la plaza de responsable del Taller de Músicos de la Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular de Gijón. En este puesto se le encarga el diseño, gestión y coordinación de programas y actividades musicales que engloban la formación especializada, el apoyo a la creación y la difusión, comprendiendo tanto la música clásica como el pop-rock o la música tradicional asturiana. Es el artífice del diseño de los  cursos  de música que se vienen impartiendo en la Universidad Popular desde esa época. También a él se debe la elaboración de programas como los ciclos de conciertos, talleres  y seminarios sobre pedagogía y didáctica de la música, el Jazz, la Música Antigua, la Música Electroacústica, aplicaciones de informática musical, grabación sonora, construcción de instrumentos, actividades de difusión musical en la Red de Centros Municipales o programas de apoyo a los nuevos creadores como el de Ayudas a la Creación e Investigación Musical. Y es que el Taller de Músicos ha sido un catalizador para profesionales y amantes de la música.

A partir de 1993 colabora con el Instituto Música, Arte y Proceso de Vitoria-Gasteiz como profesor y asesor de los cursos de postgrado y de las Escuelas de Verano. En 1995 pasa a formar parte del claustro de profesores del citado Instituto, participando en la reorganización de las enseñanzas que conforman el plan de estudios. Ha sido miembro fundador del Seminario Internacional Permanente de Ecología Sonora (SIPES), de la Asociación de Profesores de Educación Musical de Asturias (APEMA) y de la Asociación Asturiana de Electroacústica.

En la actualidad, su interés se reparte entre su trabajo, la realización de instalaciones sonoras, las grabaciones de campo, tocar el órgano de vez en cuando, cultivar las amistades y disfrutar del vino con moderación.

¡Enhorabuena compañero!

P1012272

El pasado noviembre, Luis Núñez presentó  en la Noche Negra de Avilés su disco El cantar del Folganzán. Está  cocinado a fuego lento en su estudio de grabación,  con canciones que tenía guardadas, algunas  compuestas en su  época de Fuera de Serie y otras actuales.  La particularidad es que todas las canciones son en asturiano y lo más importante es que ha logrado reunir a 35 músicos  que colaboraron encantados, todos de lo más selecto y dispar del panorama asturiano desde Xuacu Amieva  a Jaime Beláustegui de Ilegales, Toli Morilla, Ramón Blanco de los Berrones, Mento Hevia, Víctor Ruiz, Bobi García, Mª Luz Cristóbal y otros muchos.  Como él nos comenta «la estructura de una canción es como una casa y los músicos lo que hacen es poner la decoración».

Su relación con la música es casual,  a sus 17 años estando  estudiando electrónica en la Universidad Laboral de Sevilla conoció a dos venezolanos que tocaban la guitarra y quedó tan impactado que se pasó un verano aprendiendo con un libro de acordes que le dejó un amigo. Al final de éste, ya componía y tocaba, llegando a ganar con Sombrero de Copa el primer Festival Villa de Gijón.

Formó Fuera de Serie en 1984, junto a  Víctor Ruiz y Amancio Sierra,  grupo muy conocido de la «movida gijonesa». En el 87 ya tenían editados dos discos y en el 90 marchan a hacer fortuna a Madrid pero la guerra del Golfo les frustra la posibilidad de que la Virgin  comercialice su disco. En el 92 aparece su último disco Mientras la ciudad  gira.  Se queda en Madrid  actuando en bares de alto standing pero siempre, claro está,  por la noche. Decide aprovechar las mañanas y hacer un curso de técnico de sonido. Regresa en el 96 y lo llaman de la Escuela Taller de Avilés para impartir cursos de técnico de sonido y es ahí donde se inicia en la docencia pasando al año siguiente a impartir este tipo de cursos en  la Universidad Popular. Al mismo tiempo se sigue formando en iluminación, acústica…que traslada a sus clases. Nos cuenta que «en aquella época el terreno era muy virgen, no había nada. Los alumnos de UP eran más adultos y estaban más motivados,  lo pasé muy bien». Se sorprende de que después de tanto tiempo lo reconozcan como el profesor que les  dio clase de técnico de sonido.  También fue el responsable de la iluminación del espectáculo de las Noches Mágicas del Jardín Botánico los dos primeros años. Nos comenta que fue bastante complejo por las características del lugar ya que toda la instalación era al aire libre.

En la actualidad quiere seguir dedicándose a la docencia y la música dejarla como un hobby pues está convencido que  su tipo de música nadie va a escucharla  en conciertos, que ni tan siquiera las novias o familiares.

Desde aquí te animamos a que sigas con las grabaciones pues esta es  todo un regalo.

Gonzalo Quirós  además de profesor de canto desde el 2000, es tenor de los Coros de la Ópera de Oviedo. Imparte las clases de UP en el Antiguo Colegio Manuel Medina.

Su pasión por la música le viene desde siempre y de familia ya que su padre era un gran aficionado y llegó a ser el primer director del Coro Asturiano de La Calzada. En la actualidad,  uno de los coros de la ciudad lleva el nombre de Luis Quirós.

Empezó a estudiar náutica pero lo dejó por el violín aunque terminó decidiéndose por el canto pues lo que realmente le gustaba era cantar.

Inició su carrera como solista en el Museo Barjola de Gijón  en 1989 y desde entonces ha actuadoGonzalo Quirós (2) por toda la geografía asturiana y provincias limítrofes en numerosas ocasiones, siempre como tenor solista, en recitales y conciertos. Abarca estilos como la ópera, la zarzuela, la música religiosa y la canción melódica hispanoamericana, centroeuropea e italiana.

Ha colaborado en las  grabaciones como Habaneras 1 y 2  y  Asturias de mis amores 3 con Los Virtuosos de Moscú.

Desde el año 2007 participa en las temporadas de ópera de Oviedo como componente del Coro de la Asociación de Amigos de la Ópera.

Cuando era muy joven fue a ver La Traviata al Campoamor y ahora con el paso de los años es él quien está en ese escenario y con esa misma ópera pues en octubre de 2013 se estrenó en este teatro una nueva coproducción con motivo del bicentenario del nacimiento de Verdi. En febrero de 2014 se representará en el teatro Jovellanos.

Le encanta actuar pues el teatro tiene una magia especial ya que no se trata sólo de cantar, hay que interpretar y como dijo Machado «desdeño las romanzas de los tenores huecos y el coro de los grillos que cantan a la luna» y es que para Gonzalo «la vida sin sentimientos no vale nada y el canto tiene esa capacidad de provocar emociones» .

Dar clases es una satisfacción pues disfruta ayudando a su alumnado a encontrar el registro de voz adecuado y siguiendo sus progresos.

Como en La Traviata brindamos por su éxito y por tener a profesores tan extraordinarios en la UP.