archivo

Archivos Mensuales: febrero 2014

Fé Santoveña Zapatero es licenciada en Historia por la Universidad de Oviedo y en Antropología Social y Cultural por la UNED.

Entre el 2007 y 2010 impartió varios cursos de cultura tradicional asturiana. Estos son un «clásico» en la oferta de UP pues se vienen programando desde sus inicios con el fin de dar a conocer nuestro pasado reciente y recuperar nuestras señas de identidad.

Entre octubre de 2012 y abril de 2013 comisarió la exposición Vestidos de asturianos. 150 años de OLYMPUS DIGITAL CAMERAfotografía e indumentaria en Asturias en el Muséu del Pueblu d’Asturies (MPA). Este cuenta con una fototeca que posee una de las mejores colecciones de España y  así surgió este proyecto al que dedicó dos años de su vida en la investigación de la fotografía como documento antropológico sobre el traje asturiano y los valores identitarios que tiene.

Está preparando otro proyecto para el MPA, un curso sobre la fotografía como fuente de documentación para aprender a mirar fotos y saber cómo se manipulan para facilitar u ocultar información.

No está de acuerdo con Cartier- Bresson  para el que las fotos «plasmaban momentos de la realidad» ya que para Fé, las fotos son realidades preparadas para un fin.

Es autora, entre otras, de publicaciones  tales como: Balada triste de los teyeros de LLanes. Es un relato duro y  emotivo sobre las vejaciones sexuales y malos tratos que sufrieron los teyeros de LLanes y Vida sexual en la Asturias tradicional con anécdotas y curiosidades para arrancar una sonrisa.

Su etapa en la UP la recuerda como una experiencia enriquecedora. Fue su escuela de aprendizaje, una lección de didáctica pues estaba acostumbrada a trabajar en la escuela de padres con la Federación de Asociaciones de Padres de Asturias «Miguel Virgós» con un público muy homogéneo. En cambio en la UP,  era muy diferente en cuanto a edades y formación.

Le gustaría repetir para «volver a tomar contacto con esa sociedad que mantiene un interés vivo» pues  por nuestra parte… ¡anotado queda!.

Laura Rodríguez Noval (Gijón, 1980) es Técnica Superior en Grabado y Técnicas de Estampación por la Escuela de Arte de Oviedo. Completó su formación de grabado durante un año en Litografía Viña y también cursó estudios de Restauración y conservación de bienes culturales y patrimoniales en la Escuela Superior de Arte del Principado de Asturias. También se formó como constructora de vitrales artísticos en Rivas Vidrio. Trabajó como restauradora de retablos, tallas, pinturas murales, y formó parte del equipo que restauró «La Iglesiona». Combina este trabajo con su labor docente,  y aunque siempre trabajó con público infantil,  desde octubre del pasado año es profesora de grabado en la Universidad Popular.

Su primer contacto con la UP fue como alumna de teatro con Felipe Ruiz de Lara, tenía 18 años «lo 20140219_105456pasé muy bien, estaba estudiando grabado, tenía que hacer un proyecto y me sirvió para relajarme y para inspirarme». También hizo cursos de cerámica con Toni Soriano y otros,  «siempre buscaba algo que me ayudara a completar mi formación, hacía seguimiento de las ofertas de la UP y me beneficié de ello porque hice cursos que me sirvieron». En su formación, Laura tocó casi todas las disciplinas artísticas porque  «siento verdadera pasión por el arte, ya sea creando, enseñando, restaurando o disfrutando como espectadora».

Ahora, como profesora dice que «la experiencia es muy buena, tengo mucha ilusión, estoy descubriendo cosas, conociendo a mucha gente y con proyectos de los que aprender y disfrutar». Define el ambiente del taller como el que se genera entre un grupo de amigos que se reúnen para trabajar, aprender y divertirse, «admiro mucho a los alumnos porque con su vida y sus trabajos, llegan al taller llenos de energía y proyectos, ponen mucho empeño y entusiasmo y eso no solo me facilita el trabajo sino que hace que me resulte muy gratificante». Describe la UP como una institución «que da opciones educativas que no hay en ningún otro sitio: buenas instalaciones, buenos precios y buen ambiente, para todos los públicos y con una variedad de temáticas que solo hay aquí».  Pero no es solo una diversión o una manera de relacionarse puesto que del taller de grabado ya salieron varias personas cuya obra fue seleccionada por Calcografía Nacional así como exposiciones individuales o colectivas. «Se trata de un taller muy prolífico en el que se experimenta con muchos materiales distintos, en el que se recicla y con un concepto de grabado muy contemporáneo, sin desdeñar las técnicas clásicas como el aguatinta y el aguafuerte». En este momento trabajan en dos proyectos expositivos, uno dedicado al Greco que se presentará en el Centro Municipal Integrado de El Llano en primavera y otro que es aún un secreto por desvelar, que se podrá disfrutar en el Centro de Cultura Antiguo Instituto en el mes de junio.

No es inusual entrar en el taller y encontrarse cartones de leche que utiliza para estampar, no es extraño verla reciclar los recortes de los recortes para crear arte. Lo que sí es cotidiano es que  Laura te reciba con su mejor sonrisa y con su buen hacer, con empeño y entusiasmo, tiñendo de arte cada rincón de este taller que ya es un clásico en la UP.

(Suenan  aplausos.)

JRFT0165

Hace unos días así fue recibido nuestro profesor como teclista  de Black Coffee durante la presentación de su nuevo disco Good Woman.

No era su primer concierto ni mucho menos pues su padre, también músico, fue el que le transmitió el gusanillo. Empezó a aprender en la panadería familiar donde tenía muchos instrumentos a mano y luego a tocar con él a los trece años en las verbenas de Muñás y pueblos cercanos, ganando así su primer dinero.

A los dieciocho años funda el grupo de rock&blues Doberman grabando un disco ese mismo año .Después lo deja porque tiraron más por el hard-rock y no le interesaba ese tipo de música.

Empieza a descubrir el jazz  y a comprar sus primeros discos por correspondencia de Chick Corea, Keith Jarrett. Esperaba al cartero con impaciencia y cuando lo veía venir era como una fiesta por la alegría y el placer que sentía desenvolviendo el paquete y admirando sus carátulas. Era como un ritual casi mágico por la dificultad que entrañaba conseguirlo.

En el 85 viene a vivir a Gijón y conoce al guitarrista Alfredo Morán con el que forma el grupo de jazz – fusión  Éxodo, embrión de futuras formaciones como Katarsis.

Siempre vivió de la música pero para vivir de la música hay que diversificar,  dar clases, hacer arreglos, no sólo interpretar aunque en su caso toque varios instrumentos: guitarra, bajo, teclados, piano, percusión y haya formado parte de diferentes grupos y estilos, algunos ya desaparecidos como Los Locos y otros nuevos como Buen Suceso con el que acaba de presentar su primer álbum Mal de amores

Desde 1998, Feito es profesor de teclados en la UP. Se siente a gusto dando clases porque aprende mucho más de lo que enseña. «Aprendí a enseñar, sigo aprendiendo y sigo llevando hostias. Es lo guapo que tiene.» También es el responsable del Taller de música pop rock que la UP lleva a cabo en el Centro Penitenciario Villabona. Impartir estas clases es toda una experiencia que le aporta mucho a nivel personal aunque hay días muy duros.

Se fue formando a nivel musical por su cuenta y en el 2004 decide ir a Pamplona a estudiar en el Conservatorio Superior de Navarra, yendo y viniendo durante cuatro años, encajando los horarios como las piezas de un tetrix y sin dejar las clases de UP hasta obtener el título de Grado Superior en la especialidad de Jazz Piano en 2008.

Alambique mayo 2013

Colabora en grabaciones con Petit PopTámar, Jack Bosco, Miguel Álvarez, The Pink Rangers y esto sólo por citar sus últimos trabajos  entre los que no hay que olvidar la banda sonora que hizo para el montaje de danza de Estrella García: Formas- Shapes.

Tiene su propio grupo  Jose Ramón Feito Trío con Félix Morales y Horacio García y es aquí donde aporta su música y espera sacar pronto un disco con temas propios.

Hoy por hoy  es difícil vivir de la música aunque él lo va consiguiendo pero los bolos escasean y no sólo por la coyuntura económica  sino porque la música en directo es considerada como una actividad ilegal pues exigen unas licencias específicas que prácticamente nadie puede cumplir.

(Suenan más aplausos y ovación final: ¡bravo! ¡bravo! Otra… otra…)

Cecilia Alonso (Gijón, 1976) es profesora en la UP desde 2009. Comenzó dando clases de técnicas de relajación y luego con los cursos de memoria y gimnasia mental para mayores, risoterapia y algunos otros de Psicología. No era su primera experiencia docente, venía de impartir cursos para mayores en el Ayuntamiento de Oviedo. Le gusta trabajar con las personas porque tiene fe en la humanidad, opina que hay mucha gente que merece la pena y su experiencia en las aulas no hace más que corroborarle su teoría.

Durante una clase de técnicas de relajación en el Cerro Santa Catalina

Durante una clase de técnicas de relajación en el Cerro Santa Catalina

La UP no solo imparte cursos de disciplinas artísticas, informática o historia y arte; también tiene un apartado para la salud y en ese sentido, nuestra profesora opina  que «cumple una función social y terapéutica, especialmente en estos cursos en los que hay mucha gente que se apunta por hacer algo, porque está pasando momentos vitales dolorosos y necesitan salir de casa, estar con gente, a veces son sus hijos quienes les animan a venir ». Resalta la importancia de la parte social, tan terapéutica como los contenidos, esa función socializadora que hace tan importante la UP. Cuando se refiere a otras temáticas abordadas en la UP cree que «te permite trabajar tus intereses personales, seguir cultivándote, crecer como persona».

En general considera que la UP contribuye a incrementar la oferta cultural, que para ella «nunca será suficiente» y también a la formación de públicos. «La UP crea cultura y a la vez genera afición para que otros acudan a espectáculos, exposiciones, etc.»

Esta licenciada en Psicología y diplomada en Magisterio, especialidad de educación especial, también quería ser fisioterapeuta. Su perfil profesional es claramente social y disfruta desarrollando su labor en grupos. Sus escuelas de referencia son el humanismo y la psicología de tercera generación. Alcanzar una mejor calidad de vida, un mayor bienestar dentro de lo que es cada cual y de sus circunstancias es un objetivo diario para Cecilia.

Nuestra capitana de la risa y la sonrisa continúa un año más repartiendo buen humor, memoria y relax sin complejos, ni reparos, ni píldoras y con mucha satisfacción, la misma que nos produce contar con ella. Fofucha