archivo

Archivo de la etiqueta: Toli Morilla

Toli Morilla (Uviéu, 1961) fue l’encargáu de poner el «Taller de canciones» na ufierta d’ochobre de 2013. El percorriu musical d’esti home de falar posao y mirada gris verdosa ye  más que notable, pasó per grupos de fusión como La raza del ático, allá pelos años ochenta, col que ganaron el concursu de maquetes de los 40 principales. Esti compositor, arreglista y productor, asoleyó’l so primer discu como solista en 1998 “Nunca des la espalda”. Entamaba a centrase na canción d’autor con un batulax d’influencies y munchu rock acústico y folk: «faigo les mios propies canciones que falen d’esperiencies personales, a vegaes toquen lo social, otres lo emocional, ye la esperiencia humana, coses insignificantes y coses importantes». Esti cantautor de l’harmónica apuesta fuerte y ensin mieu pol asturianu y tamién pola sonoridá de la llingua del  so país;  ún  de los sos últimos discos, son diez canciones de Bob Dylan qu’elli mesmu tornó usando l’asturianu como llingua vehicular, pero «ensin confrontación».

El guitarrista ve mal el panorama musical asturianu y entá  peor si fales del panorama n’asturianu,  pero ye más optimista cuando se-y entruga pola música en vivo. Cree que cola crisis la xente valora más l’averamientu que se da nos  locales pequeños y tamién la importancia de que la cultura xorreza. Nestos tiempos  de mengua de presupuestos, piensa que ye´l momentu de la iniciativa privada y amás cree que  «ye´l campu natural pa la música popular». Les alministraciones tienen de  dexar de capitalizar les manifestaciones culturales y facilitar qu’hostelería y artistes puedan trabayar en positivo y a comuña pa beneficiu de toles partes. «Paez qu’ hai una dinámica más positiva que permite dignificar les actuaciones nos locales pequeños: bonos cartelos, bona difusión y bona asistencia técnica».

El so primer contautu cola UP fue como alumnu nel añu 1990, nun cursu de grabación de maquetes con Juanjo Mintegui y René de Coupeaud del Taller de músicos, «entovía tengo´l diploma en casa», y otru d’informática musical con Lluisfer Caso. Agora pon clases nun taller de canciones, onde estripen melodía y pallabres pa  conocer l’arquitectura armónica de la qu’ enseña un métodu que permite iguar los problemes que xurden nel procesu compositivu. Una parte ye intuitiva «hay maxa nel procesu, dalgo que nun sé desplicar na composición de canciones, otra parte ye aplicar la lóxica a la composición de música popular». La esperiencia como profesor d’esti  creador de sentimientos musicaos  ye al empar emocionante, nel sen de que ta abriendo un nuevu campu de trabayu, y tamién un retu por tola información que sofita cada hora de taller.

Tien una visión romántica de la UP.  ¿Quiciás tamién de la vida?«Cuando llegué a Xixón paecíame maravioso que contara cola UP, creo qu’en toles ciudaes debería haber una, aporta conocimientu direutu, cercanu y ayuda a la formación autodidacta».

Tamién toles ciudades deberíen tener tener un cantautor  que nos emocione colo que canta, lo que toca y lo que calla.

Toli Morilla

Anuncios

P1012272

El pasado noviembre, Luis Núñez presentó  en la Noche Negra de Avilés su disco El cantar del Folganzán. Está  cocinado a fuego lento en su estudio de grabación,  con canciones que tenía guardadas, algunas  compuestas en su  época de Fuera de Serie y otras actuales.  La particularidad es que todas las canciones son en asturiano y lo más importante es que ha logrado reunir a 35 músicos  que colaboraron encantados, todos de lo más selecto y dispar del panorama asturiano desde Xuacu Amieva  a Jaime Beláustegui de Ilegales, Toli Morilla, Ramón Blanco de los Berrones, Mento Hevia, Víctor Ruiz, Bobi García, Mª Luz Cristóbal y otros muchos.  Como él nos comenta «la estructura de una canción es como una casa y los músicos lo que hacen es poner la decoración».

Su relación con la música es casual,  a sus 17 años estando  estudiando electrónica en la Universidad Laboral de Sevilla conoció a dos venezolanos que tocaban la guitarra y quedó tan impactado que se pasó un verano aprendiendo con un libro de acordes que le dejó un amigo. Al final de éste, ya componía y tocaba, llegando a ganar con Sombrero de Copa el primer Festival Villa de Gijón.

Formó Fuera de Serie en 1984, junto a  Víctor Ruiz y Amancio Sierra,  grupo muy conocido de la «movida gijonesa». En el 87 ya tenían editados dos discos y en el 90 marchan a hacer fortuna a Madrid pero la guerra del Golfo les frustra la posibilidad de que la Virgin  comercialice su disco. En el 92 aparece su último disco Mientras la ciudad  gira.  Se queda en Madrid  actuando en bares de alto standing pero siempre, claro está,  por la noche. Decide aprovechar las mañanas y hacer un curso de técnico de sonido. Regresa en el 96 y lo llaman de la Escuela Taller de Avilés para impartir cursos de técnico de sonido y es ahí donde se inicia en la docencia pasando al año siguiente a impartir este tipo de cursos en  la Universidad Popular. Al mismo tiempo se sigue formando en iluminación, acústica…que traslada a sus clases. Nos cuenta que «en aquella época el terreno era muy virgen, no había nada. Los alumnos de UP eran más adultos y estaban más motivados,  lo pasé muy bien». Se sorprende de que después de tanto tiempo lo reconozcan como el profesor que les  dio clase de técnico de sonido.  También fue el responsable de la iluminación del espectáculo de las Noches Mágicas del Jardín Botánico los dos primeros años. Nos comenta que fue bastante complejo por las características del lugar ya que toda la instalación era al aire libre.

En la actualidad quiere seguir dedicándose a la docencia y la música dejarla como un hobby pues está convencido que  su tipo de música nadie va a escucharla  en conciertos, que ni tan siquiera las novias o familiares.

Desde aquí te animamos a que sigas con las grabaciones pues esta es  todo un regalo.