archivo

Archivos Mensuales: noviembre 2013

Gonzalo Quirós  además de profesor de canto desde el 2000, es tenor de los Coros de la Ópera de Oviedo. Imparte las clases de UP en el Antiguo Colegio Manuel Medina.

Su pasión por la música le viene desde siempre y de familia ya que su padre era un gran aficionado y llegó a ser el primer director del Coro Asturiano de La Calzada. En la actualidad,  uno de los coros de la ciudad lleva el nombre de Luis Quirós.

Empezó a estudiar náutica pero lo dejó por el violín aunque terminó decidiéndose por el canto pues lo que realmente le gustaba era cantar.

Inició su carrera como solista en el Museo Barjola de Gijón  en 1989 y desde entonces ha actuadoGonzalo Quirós (2) por toda la geografía asturiana y provincias limítrofes en numerosas ocasiones, siempre como tenor solista, en recitales y conciertos. Abarca estilos como la ópera, la zarzuela, la música religiosa y la canción melódica hispanoamericana, centroeuropea e italiana.

Ha colaborado en las  grabaciones como Habaneras 1 y 2  y  Asturias de mis amores 3 con Los Virtuosos de Moscú.

Desde el año 2007 participa en las temporadas de ópera de Oviedo como componente del Coro de la Asociación de Amigos de la Ópera.

Cuando era muy joven fue a ver La Traviata al Campoamor y ahora con el paso de los años es él quien está en ese escenario y con esa misma ópera pues en octubre de 2013 se estrenó en este teatro una nueva coproducción con motivo del bicentenario del nacimiento de Verdi. En febrero de 2014 se representará en el teatro Jovellanos.

Le encanta actuar pues el teatro tiene una magia especial ya que no se trata sólo de cantar, hay que interpretar y como dijo Machado «desdeño las romanzas de los tenores huecos y el coro de los grillos que cantan a la luna» y es que para Gonzalo «la vida sin sentimientos no vale nada y el canto tiene esa capacidad de provocar emociones» .

Dar clases es una satisfacción pues disfruta ayudando a su alumnado a encontrar el registro de voz adecuado y siguiendo sus progresos.

Como en La Traviata brindamos por su éxito y por tener a profesores tan extraordinarios en la UP.

Anuncios

Fernando Redruello es el responsable del montaje de las exposiciones que realiza la FMCE y UP en sus museos y equipamientos, tarea que simultaneó con la docencia por un tiempo. Comenzó a dar clases en la UP en el 82, fue nuestro primer profesor de grabado. Acababa de aterrizar de Roma donde había estado durante dos años con una beca al finalizar los estudios de  Bellas Artes en Madrid. En aquellos tiempos de facultad, utilizaba el taller de grabado como una vía de escape a la creatividad, algunas veces alejada de los ejercicios propuestos por los profesores.

Fue su primera experiencia como docente y con público adulto. Su pretensión fue acercar el conocimiento básico de las técnicas de grabado, poder vincular la parte artesanal con la artística y formar la sensibilidad de la gente para que comprendiesen el arte actual. Se empezó en el  Antiguo Colegio Asturias en unas condiciones poco adecuadas, recuerda a alumnos con los que hoy todavía sigue en contacto,  alguno de ellos  llegaron a ser grabadores reconocidos como Julio Castaño, que también fue profesor de la UP, Patón del que se pueden ver exposiciones… y muchos más que nos quedan en el tintero.

Su primera exposición colectiva la realiza en Luarca, su lugar de origen y es en el 72  cuando expone por primera vez de forma individual y lo hace en la sala Antiguo Instituto Jovellanos. La exposición es fundamentalmente de pintura de paisajes y retratos. Estas se van sucediendo por Roma, Candás, Salamanca, Madrid, Lisboa, Nápoles, Gijón…y todas acompañadas de un buen puñado de premios. Al inicio exponía tanto pintura como grabado, mostraba las dos disciplinas y es a partir del 87, cuando introduce la escultura en sus exposiciones.

Utiliza la pintura, el dibujo, grabado, escultura o collage en función de lo que quiera contar. Aunque reconoce que para él, el  dibujo o la pintura tienen algo de «representación»,  tienen más límites. La fotografía es su compañera de trabajo desde los años 70, la emplea a modo de  blog de apuntes para captar ideas o la puede incorporar en sus collages o en sus obras objetuales que realiza con materiales ensamblables de procedencias diversas.

En sus obras se aprecia la seducción que le provoca el contrapunto de las formas geométricas, cartesianas, frente a las formas orgánicas más blandas y se siente fascinado por la dualidad de la pared y el suelo. El suelo punto de contacto con la realidad, donde estamos asentados, donde se construye y la pared donde se exhibe.  Eso le lleva a hacer que la escultura descienda del pedestal y se apoye en la pared y que la pintura baje al suelo y se recueste para descansar.

Su último trabajo fue una instalación en el monasterio de Cornellana, enmarcada en el proyecto Extensiones – Anclajes de Laboral Centro de Arte y Creación Industrial. Ahora, ya disfruta de parte de su jubilación que dedica a sus encuentros con la Naturaleza, pues es ahí donde se nutre de ideas y piezas que lo llevan a sus mejores momentos creativos. Además  quiere emplear más tiempo a la producción,  «para  que lo recolectado no se quede en una idea o una nota,  aunque de forma tranquila, pues los elementos hay que dejarlos madurar, mezclarlos para que puedan relacionarse y germinar».

Nuestros mejores deseos para esta nueva etapa que seguro será muy creativa.

Parque Natural de Redes (Asturias)

Parque Natural de Redes (Asturias)

Antes de comenzar con nuestra entrevista, Víctor nos interrumpe  para comentarnos algo que no quiere que se le pase. En la primera clase del último curso que impartió en la UP, el de empresas y destinos turísticos sostenibles, apareció una persona con la clase ya avanzada que permaneció sentada durante media hora hasta que le dijo: «me he confundido de clase pero está usted tratando de cosas tan interesantes que me gustaría quedarme hasta el final, ¿puedo?». «En todas mis horas de docencia, y llevo muchas, esto solo me ha pasado en la Universidad Popular; llama mucho la atención el interés que tienen las personas por aprender».

Dinamización turística para el desarrollo local, turismo para todas las personas: sin barreras de accesibilidad, auxiliar de congresos, junto al ya mencionado, empresas y destinos turísticos sostenibles, han sido los cursos que ha impartido y de todos ellos guarda un excelente recuerdo. En todos, el alumnado es muy diverso, en unos casos prima la curiosidad, en otros el comienzo de una capacitación profesional, e incluso en algunos, ves que se le enciende una chispa a un futuro emprendedor. En cualquiera de ellos procura que alumnas y alumnos lleven en su «mochila» muchos casos prácticos que va armando al final con un hilo conductor teórico, una especie de aprendizaje basado en ejemplos, en datos extraídos del mundo laboral real, en el que posee amplia experiencia, y cuyo fin es el desarrollo de las personas; prefiere este calificativo al de la formación. Desde entonces mantiene contacto a través de las redes con unas cuantas personas que estuvieron en sus clases. Para él este contacto es significativo «hay consultas, intercambio de información y un continuo desarrollo personal».

Víctor Cabal a la orilla de la mar en Maine, EE.UU.

Víctor Cabal a la orilla de la mar en Maine, EE.UU.

Licenciado en Químicas, con experiencia en investigación, con publicaciones e incluso con un premio de investigación científica, Víctor Cabal Díaz ha desarrollado múltiples facetas en su trayectoria profesional hasta llegar a la del Turismo. Un itinerario  que para él es de fácil acomodación porque «existe cierto paralelismo entre la química que estudia y trata de la atracción entre los cuerpos y el turismo como búsqueda de atracción entre las personas y los destinos que las acogen». Y si por algo se caracteriza este profesional asturiano es por su especial empeño en conseguir la accesibilidad al turismo de todas las personas, lo que denomina diseño universal, un diseño que debe garantizar, independientemente del tipo de discapacidad de las personas, su acceso a los destinos turísticos.

Resumimos muchísimo  su amplio currículum  para quedarnos con unas pinceladas de su actual dedicación: profesor en la Escuela Universitaria de Turismo de Asturias, en la Universidad Europea de Madrid y socio director de Cuatro Pi Tourism, empresa de consultoría turística.

Su último trabajo se ha centrado en el proyecto  VisitOurWork ,viaje al conocimiento, que es el primer portal de visibilización de la oferta española de Turismo Industrial.

Es también miembro del Consejo de Expertos  del Instituto de Turismo Responsable, entidad asociada a la UNESCO y a la Organización Mundial de Turismo a la que Gijón se ha incorporado formando parte de la Certificación Biosphere.

Porque sabemos de tu compromiso  con la UP nos gustaría que repitieses. Sin duda alguna, este destino siempre te acogerá.

LAURA CASTAÑON

Acaba de publicar su primera novela Dejar las cosas en sus días y no quisimos perder la oportunidad de compartir unos momentos con Laura Castañón, nuestra profesora de los Talleres literarios. Hay personas que da igual si dan clase o no, ya que su huella es imborrable. Nos habló de su experiencia como docente, de su experiencia como escritora y de los cambios que percibe en una UP que conoció en sus comienzos.

Su novela editada en Alfaguara era un proyecto  totalmente hedonista, escribía porque le apetecía contar esa historia, sin esperar en ningún momento publicarla. Decía a sus alumnos «publicar es muy difícil y ahora, en estos tiempos, añadiría que imposible». Pero se equivocó, un buen amigo, crítico literario, además de su familia, catapultaron su novela hacia la luz y ahora adorna escaparates de librerías de muchas ciudades y muchas personas visitan Bustiello tras leer su novela. La trama de su novela está inspirada en vivencias de la niñez, cuando pasaba con su madre por delante de la finca de los Pomar y comenzó a fantasear con la vida que se desarrollaba en la casa.

Impartió clases en la UP entre 1985 y 1993. Se reincorporó en 1996 hasta 2001 así que conoce bien su evolución desde unos tiempos casi míticos en los que se favorecía más la relación entre la gente ávida de cultura y se promovía el pensamiento crítico y una UP actual más diversificada, más especializada, que se va adaptando a las necesidades sociales actuales. Recuerda perfectamente los inicios y antiguos alumnos le hablan con mucho cariño de la UP y de «aquellos maravillosos años» que compartieron con las letras. Siente orgullo cuando alguno de sus alumnos publica pero también de aquellos que han encontrado el placer de la escritura, que lo hacen para pasárselo bien. Muchos de ellos le dicen que el hecho de escribir además les ayuda a leer mejor, de forma más consciente, con más criterio, de forma más analítica.

Laura, que también se dedicó a la radio, echa más de menos la docencia aunque reconoce que cuando imparte talleres no puede escribir porque «me vampirizan las historias ajenas».  La parte positiva es que a base de explicarlo, tiene tan interiorizado el método y los procesos, que le resultó bastante fácil componer su historia que,  para alegría de sus lectores, aún no ha finalizado.

Pues va a ser qué casi nada es imposible