archivo

Archivos Mensuales: octubre 2013

«Ojalá entrara yo en tus párpados como un sueño sin alas» (epigrama griego).

El viernes 12 de octubre se presentó en el Centro de Cultura Antiguo Instituto el libro de poesía Sueño sin alas de José Parejo Mota (Ed. CICEES, colección Caravasar), profesor de filosofía que impartió clases de comunicación no verbal en la Universidad Popular. Se trata de un proyecto solidario en el que todas las personas que colaboran en el libro, lo hacen desinteresadamente. Los poemas hablan de amor, de la experiencia amorosa de alguien que se rebela ante el «imperio de lo efímero».  Estuvimos con Pepe, gaditano de origen, que llegó a Xixón en el año 1986, donde se siente como en casa. No es su primer libro, escribió otros sobre cultura andaluza, comunicación no verbal y educación o historias de cine. Ensayo, relatos y ahora poesía. Sueño sin alas  trata sobre amor, amor a la antigua, ese en el que no caben ni los SMS ni la inmediatez del Whatsapp porque según Pepe, «las nuevas tecnologías favorecen las conexiones pero no la comunicación». La inmediatez y el constante acortamiento del tiempo los percibe como aspectos negativos en ciertos aspectos porque aún no sabemos cómo usar y controlar esa tecnología que está anestesiando las emociones, haciendo que la gente se deslice por superficies sin profundizar, en un permanente zapping emocional que genera mucho vacío. Lo resume así «ser sujeto y no estar sujeto, para no ser objeto».

Además de profesor de Filosofía, asignatura que reivindica por la necesidad de enseñar a «pensar portada sueno sin alasradicalmente en libertad», a cuestionar el mundo y a no ser conformistas, es experto en comunicación no verbal y en resolución de conflictos. Vivió varios años en Colombia, que describe como  «país de las palabras y de la sangre» y donde desempeñó labores como mediador en conflictos. Allí vivió una experiencia extrema para lo bueno y para lo malo, en un país «con una gran riqueza cultural y ecológica pero con conflictos enraizados y una gran violencia asumida en lo cotidiano».  En su labor docente detecta, con el paso de los años, menos capacidad crítica y de concentración en su alumnado aunque considera que ganan en frescura, espontaneidad y por supuesto, en el uso de las nuevas tecnologías aunque con cierto descontrol.

Su experiencia como profesor en la UP la describe como «muy guapa, con dos aspectos muy positivos,  uno, la actitud del alumnado y su agradecimiento extraordinario por lo aprendido y  otro, la cercanía del personal técnico porque siempre facilitaron todo, estaban a pie de obra; no hubo el más mínimo problema,  lo viví como un regalazo».

En primera línea o en retaguardia, seguiremos intentado superar la inmediatez para dar paso a lo importante y esperamos contar contigo en ese camino Pepe.

Un momento de la presentación de sueño sin alas. Fotografía Sabel F.G.

Un momento de la presentación de sueño sin alas. Fotografía Sabel F.G.

Lluisfer es Luis Fernando Fernández Caso y  profesor de informática musical de UP desde mediados de los noventa.

Aprendió a tocar la guitarra a los 18 años siendo zurdo, de forma autodidacta. Viajó por Europa tocando en la calle para poder comer, así que no se le olvidaron los 46 francos que de aquella costaba un filete con patatas. Toca varios instrumentos aunque no se considera un músico profesional. Formó parte de grupos históricos de los ochenta como Noega, Güextia, Tratamiento Anticaspa liderado por Rafa Kas, y en 2007, fue teclista con Neotic.

Su primer contacto con la informática musical fue casual pues un amigo suyo tenía teclado y un ordenador Atari con un programa Cubase, con el que descubrió las ventajas que ofrece el software para la producción musical: «Es una herramienta bárbara pues antes, por poner un ejemplo, para grabar una banda sonora, había que reunir a toda una orquesta, con el coste que suponía, mientras que ahora se puede hacer por partes, por instrumentos y se puede modificar fácilmente». No compone pero hace arreglos y cita a Igor Stravinsky «el compositor con talento copia y el compositor genial roba» y es que nos inculcan que la música tiene que ir pareja con la genialidad y eso no tiene por qué ser necesariamente así aunque influyan mucho los condicionantes sociales y educativos.

Le gusta la docencia pues le obliga a estar a la última en los avances de la informática y sobre todo dar clases en la UP por «la satisfacción personal que supone ver que alguien entiende algo y que lo puede aplicar». Hoy en día puedes montar tu propio estudio en casa para producir música. El perfil de su alumnado es muy variado en cuanto a intereses, unos asisten por necesidades profesionales pero la mayoría lo hace por afición, y abarca todos los rangos de edad, desde jóvenes a personas jubiladas que quieren dar rienda suelta a su capacidad creativa.

Lluisfer anima a la gente que piensa que no sirve para la música a que lo intente pues seguro que tiene más capacidad de la que cree o le hicieron creer.

Y con un profe así, seguro que enganchas.

Lluisfer en su estudio

Lluisfer en su estudio

La Universidad Popular colabora desde 2011 con el Centro de Interpretación del Cine en Asturias (CICA), fundación privada de carácter cultural perteneciente al Casino de Asturias. Estuvimos hablando con su director, Víctor Guillot y nos explicó entre otras cosas que el CICA se dedica a la promoción del cine, especialmente del cine en versión original subtitulada, pero no solo, también a cualquier otra expresión artística y cultural como la fotografía, la música, la literatura y aquellas vinculadas con el cine. A diferencia de otras filmotecas, cuenta con una programación versátil y permeable.  Todo esto se hace con una manera distinta de entender la cultura,  informal, divulgativa, seria y rigurosa. Otra de sus ofertas imprescindibles es su magazin digital Neville en el que colaboran profesionales del cine, periodistas, críticos, etc. El Centro de Interpretación del Cine en Asturias es, en resumidas cuentas, un lugar de encuentro para el debate cultural, político y social.


fotos victor dosVíctor Guillot proviene del mundo del periodismo y sigue vinculado a él como columnista en La Nueva España y en Asturias24, es director del CICA desde 2011 y desde ese mismo momento entendió la importancia de la formación como parte de su proyecto para esta fundación; no solo la formación especializada sino también  de carácter divulgativo  y es ahí donde entra de frente la Universidad Popular con una oferta de cursos que es programada a medida y en coordinación con este centro. Guillot afirma que «la forma de trabajar del personal técnico de la UP con el CICA encajaba perfectamente y nos permitió programar nuevos cursos fruto de la colaboración, además obtuvimos muy buena respuesta por parte de la ciudadanía».

Describe los orígenes de la UP como «abrir una ventana para que entrara el aire» con cursos orientados a la clase obrera en un momento en que la ciudad vivía una situación muy deprimida. Afirma que la UP dignifica la ciudad por la naturaleza de los cursos y porque independientemente del momento histórico, desde un punto de vista humanista, la formación siempre será una herramienta de progreso.  «La UP, 30 años después, sigue siendo leal a esa idea, a pesar de todo y a mí me gusta formar parte de ese compromiso porque lo siento como mío”.

A ti ya te sentimos como nuestro, Sr. Lobo.