archivo

Agricultura

Se puede decir, sin temor a equivocarse, que a Xicu Xabel su pasión por las plantas le viene desde la infancia. Con sus palabras: «Cada vez que me topaba con una planta desconocida, el interés que me despertaba averiguar su nombre me abducía y no paraba hasta conseguirlo». Viviendo en el Gijón rural, tuvo el privilegio de estar rodeado de naturaleza, de la silvestre y de la cultivada. Su vida siempre ha estado muy vinculada a la tierra y a la vida en el campo, aunque en algunos momentos solo haya sido a tiempo muy parcial. Xicu en La Laboral

De sus manos se deduce que mantiene un continuo contacto con la tierra y, al verlo en el campo, se puede comprobar cómo utiliza casi todos sus sentidos: coge y desmenuza la tierra para probar la textura del suelo, la huele y frota hojas de plantas para identificar su olor. En ocasiones, prueba el sabor o bien escruta cada detalle de las flores para cotejar sus conocimientos con lo que observa.

Le hubiese gustado estudiar Biología, pero no pudo ser; así que comenzó los estudios agrarios en el IES Luces (Colunga), en donde se formó como Técnico especialista en explotaciones agropecuarias.

Xicu lee mucho. Contrasta, escucha activamente, aprende de las ciencias y de los conocimientos de la tradición oral, observa, pone en práctica, prueba, saca sus propias conclusiones y no le tiene miedo al error, -de él siempre se aprende-, nos dice. Además, le gusta compartir conocimientos a través del blog (collacios de la güerta), y forma parte de Apasos (Asociación Permacultural para la promoción de la Agroecología y la Sostenibilidad).

Durante toda su polifacética trayectoria laboral, trató de no perder la conexión con su pasión y, siempre que pudo, se matriculó en algún curso sobre el medio natural o sobre flora… Temáticas que encontró en muchas ocasiones en la propia UP, de la que fue alumno casi desde sus comienzos. Como docente, lleva siete años impartiendo cursos sobre cultivos de árboles y arbustos frutales, técnicas de poda, injerto y mantenimiento, huertos familiares… Asuntos en los que ha ido evolucionando desde un conocimiento autodidacta, entremezclado con su formación académica inicial, hasta la actualidad, en la que es un férreo defensor de la agricultura ecológica.

Sobre su actitud, afirma: «Me gusta aprender de las personas de los cursos porque su mente no es una pizarra en blanco. Poseen conocimientos del campo y de las prácticas tradicionales que se transmitieron de forma oral por las aldeas. A veces, es muy difícil que cambien de hábitos porque, como dicen, las cosas se hicieron siempre así. Entonces les cuestiono el procedimiento y, al final, creo que me dan la razón. En los cursos también se matriculan personas sin ningún tipo de conocimiento previo, que desean comenzar a cultivar como afición o para probar otra forma de vida y, aunque en menor proporción, gente joven que quizá descubra una nueva salida profesional».

Tanto tiempo impartiendo cursos le ha permitido conocer a mucha gente, formar parte de varias redes y tener grandes amistades procedentes de la cantera de alumnado. Le encanta el intercambio de semillas, mantener sus propias plantas, conseguir soberanía alimentaria y, sobre todo, tener capacidad de decisión sobre las cosas de las que se alimenta.

Atesora muchos sueños, pero el que más le ilusiona es tener una finca de diseño y desarrollo permacultural para poder vivir en ella y de la formación que pueda impartir in situ.

Que se cumpla tu sueño.

Xicu Xabel