archivo

Archivo de la etiqueta: Taller de músicos

Se dice que «de casta le viene al galgo» y en el caso de nuestro profesor de saxofón es  cierto porque hereda de su padre, un conocido músico asturiano, su afición y talento.

Empezó a una edad muy precoz. A los cinco años entró en la Banda de Música de Mieres y eligió el saxofón porque era el instrumento que más le atraía. A los 11 años, su padre le compró su primer Selmer. «No se me olvidará nunca aquel día en el que iba con mi saxo nuevo, que para mí era el mejor del mundo, y uno de los de la banda le dijo a mi padre: no sé para qué le compraste un pito tan caro. Y me cortó toda la ilusión del momento».

band- Juan Flores

Sus estudios se encaminaron a la música y se graduó con el título de Profesor de Saxofón por el Conservatorio Superior de Música del Principado de Asturias, finalizando la carrera con matrícula de honor y premio Fin de Grado.

En la década de los ochenta, además de ser el saxo solista de la Banda de Música de Langreo y el de la de Ciudad de Oviedo, daba clases particulares de saxo, flauta y clarinete para ganar unes perruques. Jorge el de Los Ilegales, que por entonces era uno de los grupos más famosos, le llamó porque quería introducir el saxo en sus canciones. Corría el año 1988 y su importante participación en Ángel exterminador contribuyó al gran éxito de este tema. A partir de ahí, va simultaneando las giras nacionales e internacionales  con las grabaciones Nuberu, Los Berrones, Victor Manuel, Elliot Murphy, por citar las más significativas. Después de 12 años de gran actividad, terminó dejando Los Ilegales para poder llevar una vida más tranquila y sin tantos bolos.

Su trayectoria musical es de una singularidad extraordinaria. Formó parte del único grupo español que tocó en el mítico festival de Woodstock; colaboró en grabaciones y directos con Jaime Urrutia, Jhonny Burning, Josele Santiago, Micky, Sr. Chinarro, Julián Hernández; creó su propio grupo JF Quartet ;es integrante de Stormy Mondays  y su tema  Sunrise number 1 fue elegido por la NASA entre más de mil canciones de todo el mundo para ser escuchado en el espacio en el transbordador Endeavour. También es miembro de Zem, de Jorge Ilegal y Los Magníficos y de Real Straits.

Llegó a la UP de la mano de René de Coupaud cuando quisimos incluir el saxo en la oferta de de música. Nos cuenta que aceptó porque «ya conocía al personal de los otros instrumentos y me prestaba trabajar en ese proyecto pero venía con una idea muy diferente. Pensaba que el Taller de Músicos era una escuela de élite en la que iba a dar clases a músicos que quisieran perfeccionar técnicas, estilos… Sin embargo y aunque la realidad era otra, no fue decepcionante, sino todo lo contrario ya que cuando en los cursos me encontré con personas tan variopintas pensé que algo bueno y guapo  tenían que tener para querer aprender a tocar un instrumento». «Y es que en estos cursos hay muy buen rollo pues se establece un vínculo tan fuerte que al final son ya más amigos que alumnos».

Juan Flores, profesor de saxo

Recuerda un caso muy entrañable, el de un alumno de 82 años que llegó con su saxo nuevo a clase y le preguntó si le podía enseñar a tocarlo. Le dijo que para dar conciertos no iba a estar preparado, pero sí para poder disfrutar de la música.

También imparte clases en el Conservatorio de Pola de Lena. Indudablemente, la música, es una de sus grandes pasiones, y los saxos siguen ejerciendo en él, una atracción especial, sobre todo sus trece Selmer Marck VI, verdaderas joyas de coleccionista pero además siente debilidad por las motos y locura por su Harley-Davidson.

Juan es un bon vivant que sabe disfrutar de los placeres de la vida.

 

 

René de Coupaud Villarrubia acaba de recibir el premio honorífico de la Asociación de Músicos Asturianos (AMAS 2013), muy celebrado por las personas que trabajamos con él y muy merecido por toda una trayectoria profesional dedicada a la música y por ser uno de sus referentes  en Asturias y en España.

Es un excelente músico que inició su carrera a una edad temprana pues con cinco años ya tenía una facilidad extraordinaria para repetir las canciones de la radio por lo que su padre decidió enviarle a clase con profesor de solfeo y piano. De origen madrileño, a los nueve se traslada con su familia a Gijón, continuando el aprendizaje de piano en el Conservatorio de Oviedo y terminando a los diecisiete años con las máximas calificaciones.

Desde entonces hasta la actualidad, consiguió vivir de la música y sin grandes esfuerzos pues siempre le vinieron a buscar a casa. Primero para empezar a trabajar como pianista de la Orquesta Scherezade, con la que estuvo tres años y después con Susan y los Sonor, con quienes grabó su primera maqueta discográfica en 1972. Este año compró su primer piano un Fender Rhodes que costaba  la friolera de noventa mil pesetas y que fue pagando a plazos.

En esta época, vuelve a Madrid llamado por Dani Daniel para tocar y colaborar en la composición de varios temas. Ese mismo otoño se incorpora al grupo Los Canarios. En 1974, a raíz de la firma de un contrato con Hispavox el grupo pasa a llamarse Alcatraz; a partir de ese momento simultanea su pertenencia al grupo con trabajos de teclista, arreglista y director musical en producciones discográficas para cantantes como Donna Hightower, Emilio José, Juan Bautista Humet, Juan Carlos Calderón, Angela Carrasco, Albert Hammond, José Vélez, José-José, Camilo Sesto….Acompañando a este último , a Albert Hammond y a Donna Hightower realiza giras por España, Bélgica, Alemania, Inglaterra, Estados Unidos y gran parte de Latinoamérica.

Tocando con Albert Hammond en 1978

Tocando en una gira con Albert Hammond en 1978

Sin embargo, esta no era la vida que quería vivir ya que pasaba mucho tiempo fuera de casa y alejado de su familia. Así que en el 1978 abandona el grupo Alcatraz fijando su residencia en Oviedo, donde comienza su actividad como organista de la iglesia de San Juan el Real. Continúa colaborando en producciones discográficas y junto a Joaquín Torres compone, arregla, dirige y toca para diferentes cantantes nacionales e internacionales.

Un día de 1981, Pedro Bastarrica vino a llamar a su puerta para proponerle montar a  medias un estudio de  grabación y así  uniendo a su trabajo como músico la experiencia de técnico de sonido, montan en Gijón Estudios Norte, que hizo posible la entrada en el mundo discográfico de los artistas asturianos que en ese momento buscaban una salida a sus creaciones; en él se grabaron los primeros álbumes de Ilegales, Los Locos, Fuera de Serie, José Prendes, Manolo Quirós, Xentiquina, Orquestina Son Les Poles, Pedro Bastarrica, Carlos Rubiera, Llan de Cubel, Salón Dadá, así como varios discos para Nuberu, Jerónimo Granda, Rosa María Lobo, Joaquín Pixán, Los Tres Sudamericanos… En todos ellos intervino como técnico de sonido, compaginando en muchas ocasiones esta labor con las de instrumentista, arreglista, director musical, productor y compositor. También colabora con el mundo de la publicidad, realizando diferentes anuncios y sintonías tanto para el centro territorial de RTVE como para las cadenas nacionales.

Desde 1990 y por encargo del Vicerrectorado de Extensión Universitaria de la Universidad de Oviedo participa como profesor en varios cursos sobre Música y Tecnología, coordinando uno que versó sobre Síntesis Sonora y dirigiendo el primer monográfico sobre Grabación Digital realizado en España. Ha impartido cursos de Informática Musical para el Conservatorio del Valle del Nalón, el Instituto Música, Arte y Proceso de Vitoria- Gasteiz y los Centros de Profesores y Recursos de Avilés y Gijón.

2012 Taller de Músicos

Nuestro compañero René en el estudio de grabación del Taller de músicos

En noviembre de 1991 accede por oposición a la plaza de responsable del Taller de Músicos de la Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular de Gijón. En este puesto se le encarga el diseño, gestión y coordinación de programas y actividades musicales que engloban la formación especializada, el apoyo a la creación y la difusión, comprendiendo tanto la música clásica como el pop-rock o la música tradicional asturiana. Es el artífice del diseño de los  cursos  de música que se vienen impartiendo en la Universidad Popular desde esa época. También a él se debe la elaboración de programas como los ciclos de conciertos, talleres  y seminarios sobre pedagogía y didáctica de la música, el Jazz, la Música Antigua, la Música Electroacústica, aplicaciones de informática musical, grabación sonora, construcción de instrumentos, actividades de difusión musical en la Red de Centros Municipales o programas de apoyo a los nuevos creadores como el de Ayudas a la Creación e Investigación Musical. Y es que el Taller de Músicos ha sido un catalizador para profesionales y amantes de la música.

A partir de 1993 colabora con el Instituto Música, Arte y Proceso de Vitoria-Gasteiz como profesor y asesor de los cursos de postgrado y de las Escuelas de Verano. En 1995 pasa a formar parte del claustro de profesores del citado Instituto, participando en la reorganización de las enseñanzas que conforman el plan de estudios. Ha sido miembro fundador del Seminario Internacional Permanente de Ecología Sonora (SIPES), de la Asociación de Profesores de Educación Musical de Asturias (APEMA) y de la Asociación Asturiana de Electroacústica.

En la actualidad, su interés se reparte entre su trabajo, la realización de instalaciones sonoras, las grabaciones de campo, tocar el órgano de vez en cuando, cultivar las amistades y disfrutar del vino con moderación.

¡Enhorabuena compañero!

Toli Morilla (Uviéu, 1961) fue l’encargáu de poner el «Taller de canciones» na ufierta d’ochobre de 2013. El percorriu musical d’esti home de falar posao y mirada gris verdosa ye  más que notable, pasó per grupos de fusión como La raza del ático, allá pelos años ochenta, col que ganaron el concursu de maquetes de los 40 principales. Esti compositor, arreglista y productor, asoleyó’l so primer discu como solista en 1998 “Nunca des la espalda”. Entamaba a centrase na canción d’autor con un batulax d’influencies y munchu rock acústico y folk: «faigo les mios propies canciones que falen d’esperiencies personales, a vegaes toquen lo social, otres lo emocional, ye la esperiencia humana, coses insignificantes y coses importantes». Esti cantautor de l’harmónica apuesta fuerte y ensin mieu pol asturianu y tamién pola sonoridá de la llingua del  so país;  ún  de los sos últimos discos, son diez canciones de Bob Dylan qu’elli mesmu tornó usando l’asturianu como llingua vehicular, pero «ensin confrontación».

El guitarrista ve mal el panorama musical asturianu y entá  peor si fales del panorama n’asturianu,  pero ye más optimista cuando se-y entruga pola música en vivo. Cree que cola crisis la xente valora más l’averamientu que se da nos  locales pequeños y tamién la importancia de que la cultura xorreza. Nestos tiempos  de mengua de presupuestos, piensa que ye´l momentu de la iniciativa privada y amás cree que  «ye´l campu natural pa la música popular». Les alministraciones tienen de  dexar de capitalizar les manifestaciones culturales y facilitar qu’hostelería y artistes puedan trabayar en positivo y a comuña pa beneficiu de toles partes. «Paez qu’ hai una dinámica más positiva que permite dignificar les actuaciones nos locales pequeños: bonos cartelos, bona difusión y bona asistencia técnica».

El so primer contautu cola UP fue como alumnu nel añu 1990, nun cursu de grabación de maquetes con Juanjo Mintegui y René de Coupeaud del Taller de músicos, «entovía tengo´l diploma en casa», y otru d’informática musical con Lluisfer Caso. Agora pon clases nun taller de canciones, onde estripen melodía y pallabres pa  conocer l’arquitectura armónica de la qu’ enseña un métodu que permite iguar los problemes que xurden nel procesu compositivu. Una parte ye intuitiva «hay maxa nel procesu, dalgo que nun sé desplicar na composición de canciones, otra parte ye aplicar la lóxica a la composición de música popular». La esperiencia como profesor d’esti  creador de sentimientos musicaos  ye al empar emocionante, nel sen de que ta abriendo un nuevu campu de trabayu, y tamién un retu por tola información que sofita cada hora de taller.

Tien una visión romántica de la UP.  ¿Quiciás tamién de la vida?«Cuando llegué a Xixón paecíame maravioso que contara cola UP, creo qu’en toles ciudaes debería haber una, aporta conocimientu direutu, cercanu y ayuda a la formación autodidacta».

Tamién toles ciudades deberíen tener tener un cantautor  que nos emocione colo que canta, lo que toca y lo que calla.

Toli Morilla

Lluisfer es Luis Fernando Fernández Caso y  profesor de informática musical de UP desde mediados de los noventa.

Aprendió a tocar la guitarra a los 18 años siendo zurdo, de forma autodidacta. Viajó por Europa tocando en la calle para poder comer, así que no se le olvidaron los 46 francos que de aquella costaba un filete con patatas. Toca varios instrumentos aunque no se considera un músico profesional. Formó parte de grupos históricos de los ochenta como Noega, Güextia, Tratamiento Anticaspa liderado por Rafa Kas, y en 2007, fue teclista con Neotic.

Su primer contacto con la informática musical fue casual pues un amigo suyo tenía teclado y un ordenador Atari con un programa Cubase, con el que descubrió las ventajas que ofrece el software para la producción musical: «Es una herramienta bárbara pues antes, por poner un ejemplo, para grabar una banda sonora, había que reunir a toda una orquesta, con el coste que suponía, mientras que ahora se puede hacer por partes, por instrumentos y se puede modificar fácilmente». No compone pero hace arreglos y cita a Igor Stravinsky «el compositor con talento copia y el compositor genial roba» y es que nos inculcan que la música tiene que ir pareja con la genialidad y eso no tiene por qué ser necesariamente así aunque influyan mucho los condicionantes sociales y educativos.

Le gusta la docencia pues le obliga a estar a la última en los avances de la informática y sobre todo dar clases en la UP por «la satisfacción personal que supone ver que alguien entiende algo y que lo puede aplicar». Hoy en día puedes montar tu propio estudio en casa para producir música. El perfil de su alumnado es muy variado en cuanto a intereses, unos asisten por necesidades profesionales pero la mayoría lo hace por afición, y abarca todos los rangos de edad, desde jóvenes a personas jubiladas que quieren dar rienda suelta a su capacidad creativa.

Lluisfer anima a la gente que piensa que no sirve para la música a que lo intente pues seguro que tiene más capacidad de la que cree o le hicieron creer.

Y con un profe así, seguro que enganchas.

Lluisfer en su estudio

Lluisfer en su estudio