archivo

Archivo de la etiqueta: Lluisfer

Toli Morilla (Uviéu, 1961) fue l’encargáu de poner el «Taller de canciones» na ufierta d’ochobre de 2013. El percorriu musical d’esti home de falar posao y mirada gris verdosa ye  más que notable, pasó per grupos de fusión como La raza del ático, allá pelos años ochenta, col que ganaron el concursu de maquetes de los 40 principales. Esti compositor, arreglista y productor, asoleyó’l so primer discu como solista en 1998 “Nunca des la espalda”. Entamaba a centrase na canción d’autor con un batulax d’influencies y munchu rock acústico y folk: «faigo les mios propies canciones que falen d’esperiencies personales, a vegaes toquen lo social, otres lo emocional, ye la esperiencia humana, coses insignificantes y coses importantes». Esti cantautor de l’harmónica apuesta fuerte y ensin mieu pol asturianu y tamién pola sonoridá de la llingua del  so país;  ún  de los sos últimos discos, son diez canciones de Bob Dylan qu’elli mesmu tornó usando l’asturianu como llingua vehicular, pero «ensin confrontación».

El guitarrista ve mal el panorama musical asturianu y entá  peor si fales del panorama n’asturianu,  pero ye más optimista cuando se-y entruga pola música en vivo. Cree que cola crisis la xente valora más l’averamientu que se da nos  locales pequeños y tamién la importancia de que la cultura xorreza. Nestos tiempos  de mengua de presupuestos, piensa que ye´l momentu de la iniciativa privada y amás cree que  «ye´l campu natural pa la música popular». Les alministraciones tienen de  dexar de capitalizar les manifestaciones culturales y facilitar qu’hostelería y artistes puedan trabayar en positivo y a comuña pa beneficiu de toles partes. «Paez qu’ hai una dinámica más positiva que permite dignificar les actuaciones nos locales pequeños: bonos cartelos, bona difusión y bona asistencia técnica».

El so primer contautu cola UP fue como alumnu nel añu 1990, nun cursu de grabación de maquetes con Juanjo Mintegui y René de Coupeaud del Taller de músicos, «entovía tengo´l diploma en casa», y otru d’informática musical con Lluisfer Caso. Agora pon clases nun taller de canciones, onde estripen melodía y pallabres pa  conocer l’arquitectura armónica de la qu’ enseña un métodu que permite iguar los problemes que xurden nel procesu compositivu. Una parte ye intuitiva «hay maxa nel procesu, dalgo que nun sé desplicar na composición de canciones, otra parte ye aplicar la lóxica a la composición de música popular». La esperiencia como profesor d’esti  creador de sentimientos musicaos  ye al empar emocionante, nel sen de que ta abriendo un nuevu campu de trabayu, y tamién un retu por tola información que sofita cada hora de taller.

Tien una visión romántica de la UP.  ¿Quiciás tamién de la vida?«Cuando llegué a Xixón paecíame maravioso que contara cola UP, creo qu’en toles ciudaes debería haber una, aporta conocimientu direutu, cercanu y ayuda a la formación autodidacta».

Tamién toles ciudades deberíen tener tener un cantautor  que nos emocione colo que canta, lo que toca y lo que calla.

Toli Morilla

Lluisfer es Luis Fernando Fernández Caso y  profesor de informática musical de UP desde mediados de los noventa.

Aprendió a tocar la guitarra a los 18 años siendo zurdo, de forma autodidacta. Viajó por Europa tocando en la calle para poder comer, así que no se le olvidaron los 46 francos que de aquella costaba un filete con patatas. Toca varios instrumentos aunque no se considera un músico profesional. Formó parte de grupos históricos de los ochenta como Noega, Güextia, Tratamiento Anticaspa liderado por Rafa Kas, y en 2007, fue teclista con Neotic.

Su primer contacto con la informática musical fue casual pues un amigo suyo tenía teclado y un ordenador Atari con un programa Cubase, con el que descubrió las ventajas que ofrece el software para la producción musical: «Es una herramienta bárbara pues antes, por poner un ejemplo, para grabar una banda sonora, había que reunir a toda una orquesta, con el coste que suponía, mientras que ahora se puede hacer por partes, por instrumentos y se puede modificar fácilmente». No compone pero hace arreglos y cita a Igor Stravinsky «el compositor con talento copia y el compositor genial roba» y es que nos inculcan que la música tiene que ir pareja con la genialidad y eso no tiene por qué ser necesariamente así aunque influyan mucho los condicionantes sociales y educativos.

Le gusta la docencia pues le obliga a estar a la última en los avances de la informática y sobre todo dar clases en la UP por «la satisfacción personal que supone ver que alguien entiende algo y que lo puede aplicar». Hoy en día puedes montar tu propio estudio en casa para producir música. El perfil de su alumnado es muy variado en cuanto a intereses, unos asisten por necesidades profesionales pero la mayoría lo hace por afición, y abarca todos los rangos de edad, desde jóvenes a personas jubiladas que quieren dar rienda suelta a su capacidad creativa.

Lluisfer anima a la gente que piensa que no sirve para la música a que lo intente pues seguro que tiene más capacidad de la que cree o le hicieron creer.

Y con un profe así, seguro que enganchas.

Lluisfer en su estudio

Lluisfer en su estudio