archivo

Archivo de la etiqueta: Toni Soriano

Laura Rodríguez Noval (Gijón, 1980) es Técnica Superior en Grabado y Técnicas de Estampación por la Escuela de Arte de Oviedo. Completó su formación de grabado durante un año en Litografía Viña y también cursó estudios de Restauración y conservación de bienes culturales y patrimoniales en la Escuela Superior de Arte del Principado de Asturias. También se formó como constructora de vitrales artísticos en Rivas Vidrio. Trabajó como restauradora de retablos, tallas, pinturas murales, y formó parte del equipo que restauró «La Iglesiona». Combina este trabajo con su labor docente,  y aunque siempre trabajó con público infantil,  desde octubre del pasado año es profesora de grabado en la Universidad Popular.

Su primer contacto con la UP fue como alumna de teatro con Felipe Ruiz de Lara, tenía 18 años «lo 20140219_105456pasé muy bien, estaba estudiando grabado, tenía que hacer un proyecto y me sirvió para relajarme y para inspirarme». También hizo cursos de cerámica con Toni Soriano y otros,  «siempre buscaba algo que me ayudara a completar mi formación, hacía seguimiento de las ofertas de la UP y me beneficié de ello porque hice cursos que me sirvieron». En su formación, Laura tocó casi todas las disciplinas artísticas porque  «siento verdadera pasión por el arte, ya sea creando, enseñando, restaurando o disfrutando como espectadora».

Ahora, como profesora dice que «la experiencia es muy buena, tengo mucha ilusión, estoy descubriendo cosas, conociendo a mucha gente y con proyectos de los que aprender y disfrutar». Define el ambiente del taller como el que se genera entre un grupo de amigos que se reúnen para trabajar, aprender y divertirse, «admiro mucho a los alumnos porque con su vida y sus trabajos, llegan al taller llenos de energía y proyectos, ponen mucho empeño y entusiasmo y eso no solo me facilita el trabajo sino que hace que me resulte muy gratificante». Describe la UP como una institución «que da opciones educativas que no hay en ningún otro sitio: buenas instalaciones, buenos precios y buen ambiente, para todos los públicos y con una variedad de temáticas que solo hay aquí».  Pero no es solo una diversión o una manera de relacionarse puesto que del taller de grabado ya salieron varias personas cuya obra fue seleccionada por Calcografía Nacional así como exposiciones individuales o colectivas. «Se trata de un taller muy prolífico en el que se experimenta con muchos materiales distintos, en el que se recicla y con un concepto de grabado muy contemporáneo, sin desdeñar las técnicas clásicas como el aguatinta y el aguafuerte». En este momento trabajan en dos proyectos expositivos, uno dedicado al Greco que se presentará en el Centro Municipal Integrado de El Llano en primavera y otro que es aún un secreto por desvelar, que se podrá disfrutar en el Centro de Cultura Antiguo Instituto en el mes de junio.

No es inusual entrar en el taller y encontrarse cartones de leche que utiliza para estampar, no es extraño verla reciclar los recortes de los recortes para crear arte. Lo que sí es cotidiano es que  Laura te reciba con su mejor sonrisa y con su buen hacer, con empeño y entusiasmo, tiñendo de arte cada rincón de este taller que ya es un clásico en la UP.

Anuncios

Desde la UP os ofrecemos un taller de creación musical novedoso y vanguardista: Paisajes sonoros, impartido por un gran profesional.

Miguel octubre 2012

Ni abogado ni ingeniero electrónico como querían su padre y su madre; estudió maestría industrial y acabó siendo músico.

Mientras hacía que estudiaba una carrera técnica, a hurtadillas y casi sin que lo supieran en casa, asistía al Conservatorio de Música de Oviedo para poder realizar su pasión: estudiar el contrabajo. Lo suyo eran las ondas sonoras; primero y desde su formación industrial inicial desde un punto de oído -que no de vista- más técnico,  para posteriormente,  pasar a sonidos más artísticos y acabar formando parte de la Orquesta Sinfónica Asturiana. En 1971 comienza a componer música electroacústica, utilizando para ello un laboratorio de sonido diseñado y construido por él mismo.

Miguel estuvo vinculado a la UP antes de que ésta surgiera aportando ideas en las discusiones previas: «aquellos fueron tiempos inolvidables» nos comenta.

Pero a quien profesa una admiración impresionante es al canadiense R. Murray Schafer, creador del Proyecto Paisaje Sonoro Mundial (The World Soundscape Project).  Con él cambió el registro, amplió el concepto de ruido, tan habitual en los años en que empezaban a emerger las campañas contra el ruido, para pasar a plantear el tema de las ondas sonoras con un enfoque más positivo. De Schafer aprendió el concepto de paisaje sonoro, sonidos del entorno, mapas sonoros, entorno sonoro, buscadores de sonidos, ecología sonora, pues aunque no tenemos la costumbre de oírnos «somos a un tiempo los compositores, los intérpretes y la audiencia del entorno acústico en el que vivimos: escuchamos sonidos, los producimos y los podemos modificar, cambiar»; darse cuenta de esto es un avance notable, somos comunidades aurales aunque el sentido de la vista se imponga por ser abusón.

Ha trabajado junto a artistas plásticos y ceramistas como Toni Soriano, con el que ya hemos hablado en este blog, Italo Chiodi, Emidio Galassi  y Zvonko  estudiando el entorno sonoro de las piezas plásticas pues todas ellas llevan una envolvente sonora que él se encarga de registrar: el sonido del gesto pictórico.

Entre sus últimos trabajos hay que señalar el alto nivel de investigación performativa de Chromatike   realizado en colaboración con otros compositores e interpretado por el Ensemble de tubas del  Conservatorio de Música del Principado de Asturias (CONSMUPA).

Actualmente es profesor de Organología y Acústica en el CONSMUPA y es miembro del Instituto de Música, Arte y Proceso en Vitoria-Gasteiz, desde el que colabora en trabajos de investigación sobre los efectos del arte en el ser humano.

Si deseas oírte con consciencia, cierra los ojos para escuchar el envoltorio sonoro, investigar sobre los diferentes paisajes sonoros del Festival Arcu Atlánticu y aprender a registrarlos, apúntate a este taller dirigido por Miguel Fernández.

Miguel Ángel Fernández, en la foto con Murray Schafer, creador del  proyecto Paisaje Sonoro Mundial.

foto autorToni Soriano llegó a Gijón en 1978. Vino por amor. Por amor a una mujer pero además,  por amor a Asturias que lo sedujo en su primera visita. En Játiva dejó un puesto como responsable financiero de una empresa, quocupó durante ocho años. En aquellos tiempos ya era aficionado a la cerámica pero es aquí donde siente verdadero interés al verse fascinado por la cerámica negra tradicional asturiana «pues viene directamente del neolítico sin haber sufrido ninguna contaminación». Esto lo lleva a inscribirse en la escuela de Miranda de Avilés, donde permanece durante dos años. En sus creaciones utilizaba la técnica formal de la cerámica negra para crear nuevas expresiones a partir de formas no usuales, en su taller de Arroes.

Es en 1983 cuando comienza a dar clases en la UP y se encuentra con un espíritu de renovación en donde la cerámica y artesanías en general están adscritas al área artística. Reconoce que recibió una gran influencia en el plano creativo de sus compañeros de  Plástica entre los que estaban: Melquiades Álvarez, José de la Riera, Paco Fresno, José Ramón Muñiz y Fernando Redruello. Un año más tarde es becado por el Ministerio de Cultura para una estancia de estudio en Perugia (Italia) donde encuentra una realidad diferente en torno al mundo de la cerámica, lo que le lleva a frecuentar hasta ahora, primero como alumno y más tarde como profesor, una gran parte de la geografía italiana y con nuevas incursiones en Eslovenia. Desde 1987 es promotor de la Escuela Internacional de Verano de Gijón, lo que nos pone en el «punto de mira» de los mejores ceramistas del Mundo

Foto blog

Una de las últimas instalaciones de Soriano en el Museo Antón de Candás.

Ha sentido una gran vocación didáctica desde sus comienzos en la UP, se encuentra muy cómodo dando clases a personas adultas pero se reserva un tiempo para que fluya el proceso creativo y así  desarrollar sus proyectos artísticos que han visto la luz en múltiples exposiciones  en: Játiva, Gijón, Candás,  Zaragoza, Granada, Milán…Nunca se ha querido desvincular de la docencia, pues aparte de sentir la UP como su propia casa, le satisface el trabajo y le entusiasma ver cómo evolucionan su alumnado en el arte. Esto le anima a organizar exposiciones de los trabajos realizados en el taller de cerámica de la UP, todos los años. Hasta el 30 de junio, se puede visitar La Tierra Prometida  en el Centro Municipal Integrado de El Llano que es fruto del trabajo realizado en el taller de proyectos cerámicos, su última producción.

Visón parcial de la exposición "La tierra prometida" en el CMI de El Llano

Visón parcial de la exposición “La tierra prometida” en el CMI de El Llano