archivo

Archivos Mensuales: junio 2013

Berto Peña en la Plaza del Parchís

Berto Peña en la Plaza del Parchís

El pasado domingo,  acudimos al Jardín Botánico Atlántico a la presentación del libro Cuentos y Leyendas Asturianas de Árboles y Plantas.  El autor de los textos y las ilustraciones,  Alberto Álvarez Peña,  es profesor de la UP y este verano,  dentro del  Festival Arcu Atlánticu ofrecerá dos conferencias denominadas: Elementos iconográficos en la mitología del Arco Atlántico y Mitología en el Arco Atlántico.

No es su primer libro pues lleva a sus espaldas unas 21 publicaciones dirigidas a diversas  edades,  bien en castellano o asturiano pero siempre relacionadas con la etnografía y la cultura tradicional asturiana. Éste que se acaba de publicar es el primero dedicado íntegramente a la Botánica que como Berto apunta,  es otro vaso comunicante de la Mitología,  así como lo es  la Arqueología, la Medicina, la Historia…

Aunque nació en Gijón sus orígenes provienen de Caso. Allí escuchaba los  cuentos y leyendas que contaba su güelu.  Más tarde leyendo a Aurelio del Llano o Constantino Cabal, folcloristas del siglo pasado,   comprobó que sus historias coincidían con las que escuchó a su  abuelo. Su afición al monte le facilita charlar con «paisanos» de diversas zonas de Asturias de los que recoge, ya con un método y grabadora, dichos, creencias, leyendas y cuentos.  Su trabajo se basa en saber  escuchar, «pues a cuanta más gente escuchas, mejor sabrás preguntar. Es como echar un anzuelo para pescar». A  pesar de lo que podamos pensar, la tradición oral es un terreno rígido e inamovible, al final siempre  aparecen como nacieron, puede haber ligeras variantes, que  se introducen acordes con los tiempos. Además se repiten en distintos países, alejados geográficamente como Inglaterra, Alemania,  Polonia… lo cual prueba que hay una conexión  pues comerciaban, se movían y por tanto había un intercambio de experiencias y en definitiva de culturas.

«Para explicar  porqué encontramos el mismo mito o leyenda en lugares muy alejados geográficamente podemos recurrir a movimientos migratorios o bien a una matriz común, valga la metáfora de la nieve que en un primer momento puede cubrir la montaña y el valle pero que con el deshielo va desapareciendo y solamente queda perenne en los viejos neveros o las zonas más sombrías. Así, la tradición pudo haber desaparecido por diversos procesos pero permanece en aquellas zonas más remotas o que mantuvieron un modus vivendi más tradicional.»

Su experiencia como profesor de la UP fue muy positiva le «prestó» mucho. Las personas están muy interesadas, son muy receptivas, participan y él también aprende con sus aportaciones.

Este verano pretende acercar  la mitología, leyendas y mitos comunes del Arco Atlántico desde una visión muy interdisciplinar, pues al tratarse de una temática tan amplia pondrá más énfasis bien en la Botánica, o la Medicina, o la Historia… en función de los intereses del público asistente.

Anuncios

Fernando González comenzó a impartir clases en la UP en 2008, dirigió el curso de Fotografía on line  y desde hace unos años, ha impulsado la utilización de las redes sociales con fines didácticos, logrando una alta participación por parte del alumnado.

En sus clases  no utiliza presentaciones de power point,  sigue con la pizarra de toda la vida pues le ayuda a transmitir y desarrollar los conceptos. El cañón lo utiliza sólo para ver fotografías. No obstante, se apoya en un blog para «colgar los apuntes»  y en otras  redes sociales.  El blog es muy sencillo, para que cualquiera que no tenga ni idea de informática pueda acceder a  él. Este formato le permite actualizar y ampliar en todo momento. Considera que las redes sociales son integradoras de otras herramientas.  En los grupos  que forma en facebook indica ejercicios, cuelgan artículos interesantes, formulan y resuelven dudas y en definitiva está en contacto su alumnado haciendo una enseñanza continuada y dinámica en la que todo el mundo aporta.  Esto facilita que quien participa pueda extraer conclusiones por sus propios medios. «Se dan las herramientas para que se encuentren  las soluciones». Aunque se haya acabado el curso,  Fernando sigue activo en las redes sociales y contestando a todas aquellas preguntas y dudas que le planteen.   ¡Vamos!  La esencia de la metodología con la que se inicia la UP hace 30 años.

Este Licenciado en Historia del Arte se define primero como profesor de fotografía y luego como fotógrafo.  Tras finalizar sus estudios decidió vivir en Italia por un tiempo para conocer parte de su inmenso patrimonio cultural.  La fotografía siempre estuvo presente en su vida como aficionado y realizando reportajes en diferentes trabajos con los que reunió dinero para irse a Italia. Se establece en Florencia  y aprovecha para profundizar sus estudios en fotografía con Gloria Marco, fotógrafa española afincada en esta ciudad. Continúa en la Universidad Autónoma de Barcelona donde inicia Fotoperiodismo y es en aquella época donde se vuelca hacia la fotografía social.  Comienza un proyecto personal denominado Abogados Invisibles y espera que  vea la luz cuando tenga 50 años en forma de exposición y catálogo. «No me gusta que mis fotos estén en una pared exhibiéndose, quiero que estén en una estantería, en un libro acompañado de otros libros y para ello quiero que mi obra sea perfecta para poder mostrarla». «La cámara es una herramienta para poder expresarse, dar voz a los que no la tienen y mostrar su visión del Mundo».

Foto: Adelaida Pidal

Foto: Adelaida Pidal

La UP supuso un pulmón para Fernando por muchos motivos. No solo le permitió seguir aprendiendo y mejorando en su profesión, también está relacionado con el alumnado que le inspira creativamente,  de hecho va a comenzar con  un nuevo proyecto artístico relacionado con la huella que algunos dejan en él, lo llamará Alumnos Vocacionales.

Este verano se verá inmerso en el taller de fotografía de la UP, Ciudades con mar  que se celebrará  dentro del Festival Arcu Atlánticu. Se trabajará en la composición de la imagen desde su aspecto más creativo. El eje central serán los  elementos comunes entre la ciudad de Nantes y Gijón. Se desarrollará en gran parte en la calle, a pie de foto, intentará no estar conectado; no obstante,  irá provisto de una tablet que es su última adquisición como herramienta  docente porque Fernando siempre está en red.

Una conversación con Javier Almuzara (Oviedo, 1969) es como abrir el cofre de los tesoros para ir reconociéndolos uno a uno con entusiasmo y curiosidad. Resulta difícil tomar notas pues lo que realmente apetece es escuchar con atención y no perder detalle.

El poeta autor de El sueño de una sombra (1990), Por la secreta escala (1994) o Constantes vitales (2004) entre otros, desembarcó en la UP hace más de diez años encargándose de establecer una relación apasionada entre letra y música porque «sin la letra, la música es una emoción hueca y sin música, la letra, es un pensamiento hosco». Por eso es necesario analizar la música, para sacarle un partido más cabal, no tan intuitivo, para ir más allá del golpe de efecto sentimental. Acercarse a la poesía requiere un esfuerzo intelectual para poder disfrutar de su musicalidad, un esfuerzo que bien merece la pena. Eso es lo que enseña en sus clases porque «ni la música es tan sencilla como aparenta si se piensa bien, ni la poesía es tan difícil si se siente bien».  Para él, su alumnado es cómplice y la UP un espacio que le permite compartir sus entusiasmos:  «creo en la seducción de los entusiasmos, la pasión sustituye  la retentiva, la hace innecesaria». De ese modo,  Almuzara convierte sus clases en un espacio acotado por murallas invisibles, en el que algo en suspensión, la melodía que envuelve sus palabras,  impregna a sus discípulos y les enseña  que tanto música como poesía buscan verdades sentimentales, verdades universales.

Fotografía: Mª Jesús Flórez

Fotografía: Mª Jesús Flórez

Describe su último libro Catálogo de asombros (Impronta, 2012) como una recopilación de admiraciones, de agradecimientos, de deudas culturales. «En esa enumeración parcial está toda mi riqueza que es una sucesión de deudas. Cualquier vida vivida con plenitud está llena de deudas y este libro es una declaración de deudas que son toda mi fortuna». Contiene música, literatura y también biografía, deudas culturales y vitales. Se trata de un libro con arbitrariedades, desdeñoso con algunas personalidades porque «en los rechazos también está implícita una declaración de amor». Rechaza las figuras que representan algo que detesta y eso le reafirma en otros valores de personalidades que están en su onda, a las que ama. No se puede razonar sobre lo que se ama pero si se puede tomar distancia sobre lo que se detesta porque es más fácil analizar los motivos de rechazo mientras que «amar no acepta imperativo».

Sobre sus proyectos literarios, está preparando, en prosa, una recopilación de ensayos líricos, Luces largas,  que son continuación natural de su último libro Catálogo de asombros. En poesía tiene dos proyectos entre manos, un libro de poemas propio y una recreación del poeta persa Omar Jayyam. También está trabajando en una selección de aforismos de Jules Renard.

Próximamente participará como docente en un taller que se desarrollará en Litografía Viña. Las paredes hablan es una propuesta de fusión gráfica-textual en la que  se encargará de la parte literaria. Consistirá en realizar una instalación inspirada en las acciones poéticas callejeras. Javier considera necesario sacar partido a la literatura más pública: los grafittis, los desahogos, las verdades y dudas políticas porque gran parte del talento anónimo está por las paredes. «El talento es algo común, solo hay que saber dónde encontrarlo». Se embarcó en este proyecto porque considera que las acciones poéticas no se pueden desdeñar ya que son una parte de la literatura contemporánea.

Javier Almuzara considera la UP un lujo cultural, «como lujo, extraordinario y como cultural, necesario».

Para la UP es un lujo contar contigo Javier, un lujo tan necesario como extraordinario.

Santi Novoa, además de profesor de técnicas vocales pop rock de UP desde 2004, es teclista de la banda  asturiana de heavy metal Warcry  y  director de la Coral Polifónica Gijonesa Anselmo Solar. Toda su vida gira en torno a la música, pues a los ocho años ingresó en la Escolanía de Covadonga y ya a los 13 años debutó dirigiendo su primer coro.

santi-polifónica

Santi NovoaLleva un ritmo frenético: en mayo estuvo en Valencia con la Coral Polifónica Gijonesa y en Ecuador con Warcry. Actualmente, está preparando una gira por Colombia y el lanzamiento del próximo disco que se presenta en agosto. A su regreso,  cita en la plaza mayor de Gijón, a todo  el público que quiera ir a cantar los cancios de chigre con la Polifónica Gijonesa, dirigiendo así al «coro más grande del mundo»  acompañado por cuatro grandes músicos: Pablo Herrero, Chema Fombona, David Casillas y Julio Gilsanz, estos dos últimos, también profesores de UP.

Santi es un músico ecléctico y rompedor, capaz de combinar y armonizar estilos aunque procedan de diferentes géneros, desde la música clásica al rock, como cuando  reunió en el escenario a su banda con las cuarenta voces mixtas de la Polifónica para interpretar el tema Nana .

WarCry Santi panorámica

 La música es su pasión, su orgullo son sus dos  hijos: Santi con 21 años, es un virtuoso del trombón y Daniel con 18, es trompetista.

En la UP inculca el gusto por la afinación y la tonalidad pero sobre todo enseña a dejar fuera del aula los problemas, a controlar el miedo escénico y a disfrutar de la música y es que en sus clases hay muy buena onda.