archivo

Archivo de la etiqueta: CCAI

Polifacéticu, inquietu y de poques palabres, seya por timidez o por un pragmatismu estremáu, facemos esta semblanza enfilando les cuentes d´una charra na que fala de sigo mesmu con dalgo de desdexu. Pero’l filu ye fuerte, dieciocho años venceyáu a la UP, primero como alumnu y más lluéu como profesor, permítenos facer esti retratu. Tuvimos con Javi Lueje, profesor de vídeo na UP.

Empezó como alumnu de cursos d’ imaxe con Roberto Coronado y Paco Vega.  Fue pa Javi l’aniciu nel campu audiovisual porque accedió a facer práutiques na tele (TLG) y dio’l saltu al ámbitu profesional.  Tamién se formó en música, clases de baxu con Carlos Redondo o David Casillas, o de guitarra con Julio Gilsanz. Alumnu tamién nel Taller de músicos con René de Coupeaud y Juanjo Mintegui, fizo un bon percorríu pela formación audiovisual d’esta Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidá Popular. Fue montaxe y edición con Premiere, nun cursu de formación pal emplegu, onde empezó la so trayectoria como profesor na UP, na que sigue anguaño poniendo clases de vídeo dixital.

Tien claro que la UP pon la educación al alcance de tola xente y que ye una oportunidá pa comenzar nun campu nuevu, mesmo nun campu llaboral. Tien un calter social permarcáu y xune lo formativo colo lúdico anque non siempre, hai cursos que poles sos carauterístiques, céntrense muncho más nel aspectu formativu porque son muy téunicos y porque ye lo que la xente demanda, ye’l casu de los de vídeo, onde busca algamar una serie d´oxetivos que den rempuesta a les espeutatives. Trabayar nel campu audiovisual, pa esti llicenciáu en Socioloxía,  nun ye solo falar de cómo remanar un programa, tamién ye necesaria la capacidá d´análizar con perspeutiva crítica, estripar los secretos de les imáxenes tan emplegaes pa mover conciencies… o p’aparcales.

Foto Javi lueje

Amás de docente tamién «doi coartada audiovisual  a diferentes temátiques que me interesen. La música ta mui presente, más que la música, los músicos». Puen topase dellos videos musicales de grupos d´Asturies de tolos estilos y tamién documentales o colaboraciones en proyectos de cálter históricu-social.

Pon talleres de música tradicional nes escueles y tamién nel Muséu del Pueblu d’Asturies, forma parte de la Escuela de Música Tradicional la Quintana, onde tamién punxo clases y agora lleva la xestión.

¡Ah! ¡Y toca’l tambor!

Anuncios

Fernando Redruello es el responsable del montaje de las exposiciones que realiza la FMCE y UP en sus museos y equipamientos, tarea que simultaneó con la docencia por un tiempo. Comenzó a dar clases en la UP en el 82, fue nuestro primer profesor de grabado. Acababa de aterrizar de Roma donde había estado durante dos años con una beca al finalizar los estudios de  Bellas Artes en Madrid. En aquellos tiempos de facultad, utilizaba el taller de grabado como una vía de escape a la creatividad, algunas veces alejada de los ejercicios propuestos por los profesores.

Fue su primera experiencia como docente y con público adulto. Su pretensión fue acercar el conocimiento básico de las técnicas de grabado, poder vincular la parte artesanal con la artística y formar la sensibilidad de la gente para que comprendiesen el arte actual. Se empezó en el  Antiguo Colegio Asturias en unas condiciones poco adecuadas, recuerda a alumnos con los que hoy todavía sigue en contacto,  alguno de ellos  llegaron a ser grabadores reconocidos como Julio Castaño, que también fue profesor de la UP, Patón del que se pueden ver exposiciones… y muchos más que nos quedan en el tintero.

Su primera exposición colectiva la realiza en Luarca, su lugar de origen y es en el 72  cuando expone por primera vez de forma individual y lo hace en la sala Antiguo Instituto Jovellanos. La exposición es fundamentalmente de pintura de paisajes y retratos. Estas se van sucediendo por Roma, Candás, Salamanca, Madrid, Lisboa, Nápoles, Gijón…y todas acompañadas de un buen puñado de premios. Al inicio exponía tanto pintura como grabado, mostraba las dos disciplinas y es a partir del 87, cuando introduce la escultura en sus exposiciones.

Utiliza la pintura, el dibujo, grabado, escultura o collage en función de lo que quiera contar. Aunque reconoce que para él, el  dibujo o la pintura tienen algo de «representación»,  tienen más límites. La fotografía es su compañera de trabajo desde los años 70, la emplea a modo de  blog de apuntes para captar ideas o la puede incorporar en sus collages o en sus obras objetuales que realiza con materiales ensamblables de procedencias diversas.

En sus obras se aprecia la seducción que le provoca el contrapunto de las formas geométricas, cartesianas, frente a las formas orgánicas más blandas y se siente fascinado por la dualidad de la pared y el suelo. El suelo punto de contacto con la realidad, donde estamos asentados, donde se construye y la pared donde se exhibe.  Eso le lleva a hacer que la escultura descienda del pedestal y se apoye en la pared y que la pintura baje al suelo y se recueste para descansar.

Su último trabajo fue una instalación en el monasterio de Cornellana, enmarcada en el proyecto Extensiones – Anclajes de Laboral Centro de Arte y Creación Industrial. Ahora, ya disfruta de parte de su jubilación que dedica a sus encuentros con la Naturaleza, pues es ahí donde se nutre de ideas y piezas que lo llevan a sus mejores momentos creativos. Además  quiere emplear más tiempo a la producción,  «para  que lo recolectado no se quede en una idea o una nota,  aunque de forma tranquila, pues los elementos hay que dejarlos madurar, mezclarlos para que puedan relacionarse y germinar».

Nuestros mejores deseos para esta nueva etapa que seguro será muy creativa.

Parque Natural de Redes (Asturias)

Parque Natural de Redes (Asturias)

«Ojalá entrara yo en tus párpados como un sueño sin alas» (epigrama griego).

El viernes 12 de octubre se presentó en el Centro de Cultura Antiguo Instituto el libro de poesía Sueño sin alas de José Parejo Mota (Ed. CICEES, colección Caravasar), profesor de filosofía que impartió clases de comunicación no verbal en la Universidad Popular. Se trata de un proyecto solidario en el que todas las personas que colaboran en el libro, lo hacen desinteresadamente. Los poemas hablan de amor, de la experiencia amorosa de alguien que se rebela ante el «imperio de lo efímero».  Estuvimos con Pepe, gaditano de origen, que llegó a Xixón en el año 1986, donde se siente como en casa. No es su primer libro, escribió otros sobre cultura andaluza, comunicación no verbal y educación o historias de cine. Ensayo, relatos y ahora poesía. Sueño sin alas  trata sobre amor, amor a la antigua, ese en el que no caben ni los SMS ni la inmediatez del Whatsapp porque según Pepe, «las nuevas tecnologías favorecen las conexiones pero no la comunicación». La inmediatez y el constante acortamiento del tiempo los percibe como aspectos negativos en ciertos aspectos porque aún no sabemos cómo usar y controlar esa tecnología que está anestesiando las emociones, haciendo que la gente se deslice por superficies sin profundizar, en un permanente zapping emocional que genera mucho vacío. Lo resume así «ser sujeto y no estar sujeto, para no ser objeto».

Además de profesor de Filosofía, asignatura que reivindica por la necesidad de enseñar a «pensar portada sueno sin alasradicalmente en libertad», a cuestionar el mundo y a no ser conformistas, es experto en comunicación no verbal y en resolución de conflictos. Vivió varios años en Colombia, que describe como  «país de las palabras y de la sangre» y donde desempeñó labores como mediador en conflictos. Allí vivió una experiencia extrema para lo bueno y para lo malo, en un país «con una gran riqueza cultural y ecológica pero con conflictos enraizados y una gran violencia asumida en lo cotidiano».  En su labor docente detecta, con el paso de los años, menos capacidad crítica y de concentración en su alumnado aunque considera que ganan en frescura, espontaneidad y por supuesto, en el uso de las nuevas tecnologías aunque con cierto descontrol.

Su experiencia como profesor en la UP la describe como «muy guapa, con dos aspectos muy positivos,  uno, la actitud del alumnado y su agradecimiento extraordinario por lo aprendido y  otro, la cercanía del personal técnico porque siempre facilitaron todo, estaban a pie de obra; no hubo el más mínimo problema,  lo viví como un regalazo».

En primera línea o en retaguardia, seguiremos intentado superar la inmediatez para dar paso a lo importante y esperamos contar contigo en ese camino Pepe.

Un momento de la presentación de sueño sin alas. Fotografía Sabel F.G.

Un momento de la presentación de sueño sin alas. Fotografía Sabel F.G.

Lluisfer es Luis Fernando Fernández Caso y  profesor de informática musical de UP desde mediados de los noventa.

Aprendió a tocar la guitarra a los 18 años siendo zurdo, de forma autodidacta. Viajó por Europa tocando en la calle para poder comer, así que no se le olvidaron los 46 francos que de aquella costaba un filete con patatas. Toca varios instrumentos aunque no se considera un músico profesional. Formó parte de grupos históricos de los ochenta como Noega, Güextia, Tratamiento Anticaspa liderado por Rafa Kas, y en 2007, fue teclista con Neotic.

Su primer contacto con la informática musical fue casual pues un amigo suyo tenía teclado y un ordenador Atari con un programa Cubase, con el que descubrió las ventajas que ofrece el software para la producción musical: «Es una herramienta bárbara pues antes, por poner un ejemplo, para grabar una banda sonora, había que reunir a toda una orquesta, con el coste que suponía, mientras que ahora se puede hacer por partes, por instrumentos y se puede modificar fácilmente». No compone pero hace arreglos y cita a Igor Stravinsky «el compositor con talento copia y el compositor genial roba» y es que nos inculcan que la música tiene que ir pareja con la genialidad y eso no tiene por qué ser necesariamente así aunque influyan mucho los condicionantes sociales y educativos.

Le gusta la docencia pues le obliga a estar a la última en los avances de la informática y sobre todo dar clases en la UP por «la satisfacción personal que supone ver que alguien entiende algo y que lo puede aplicar». Hoy en día puedes montar tu propio estudio en casa para producir música. El perfil de su alumnado es muy variado en cuanto a intereses, unos asisten por necesidades profesionales pero la mayoría lo hace por afición, y abarca todos los rangos de edad, desde jóvenes a personas jubiladas que quieren dar rienda suelta a su capacidad creativa.

Lluisfer anima a la gente que piensa que no sirve para la música a que lo intente pues seguro que tiene más capacidad de la que cree o le hicieron creer.

Y con un profe así, seguro que enganchas.

Lluisfer en su estudio

Lluisfer en su estudio

Elena Reales es profesora de danza. Lo lleva siendo ya muchos años desde que empezó a colaborar en los talleres de danza y creación que impartía Estrella García. Más de quince años hace ya de esto y de colaboradora pasó a ser profesora de este taller de danza dirigido a personas con discapacidad psíquica. Algunos años después también se hizo cargo de los cursos de danza contemporánea.

La discapacidad es un tema muy presente en la vida de Elena del que aprende continuamente y que le aporta muchísimas satisfacciones porque, entre otras cosas, ver la evolución de algunas personas es emocionante. Imparte también danza en la Escuela de arte para personas con discapacidad Alarde. Infatigable, participa con su alumnado en actos solidarios, festivales y otras galas dando visibilidad a la diversidad y a la importancia de la educación en nuestras vidas.

en DANZA

Durante una clase abierta de Danza y creación en el Centro de Cultura Antiguo Instituto

Formada en el Conservatorio de Danza de Madrid y en otras escuelas de Barcelona, Nueva York, Costa Rica, etc… bailó en la compañía de Fernando Hurtado y también en el Taller de Danza Kaos.  Sus primeros pasos fueron de ballet clásico en el Joven Ballet Concierto de Madrid dirigido por Ana Lázaro, después ya se centró en la danza contemporánea y en la danza para la vida. Su actividad profesional está muy vinculada a los medios de comunicación donde viene desempeñando labores de presentadora y de producción. Entre otros medios trabajó en la TPA.

Considera que la UP es no solo un lugar de encuentro y formación, también tiene un papel muy importante como creadora de públicos para las artes escénicas. Personas que acuden a los espectáculos que se ofrecen en la ciudad y que cada vez son más exigentes, más expertas.

La experiencia en la UP es para ella un camino y una forma de vida. Trabajar con personas adultas requiere mucha paciencia «por todo lo que dan, por todo lo que ofrecen». La docencia en una institución como la UP «me ha motivado a aprender un montón de cosas, entre ellas sobre la discapacidad, es un incentivo para seguir formándome y aprendiendo».  Cada cual llega con unos problemas, unas expectativas y «se trata de que experimenten la danza y la usen para lo que la necesiten en su vida cotidiana».  Elena comenta que la UP le ha aportado una enseñanza para la vida porque aprendes a «aceptar a las personas por lo que son, no por lo que yo quiero que sean».

Todos los viernes tiene una cita ineludible en el Centro de Cultura Antiguo Instituto con el curso de danza y creación. Esperamos que siga siendo así por mucho tiempo.

IMG_3293

Con una alumna de Danza y creación en una de sus actuaciones

El mes de agosto viene cargado de estrellas y no son solo las Perseidas. La exposición «Las paredes  hablan» en el patio del Centro de Cultura Antiguo Instituto también está plagada de estrellas y  son de Ana Díaz. Es un conjunto de instalaciones muy vinculadas entre sí y en las cuales está muy presente la naturaleza. Esta exposición colectiva surge de dos talleres desarrollados en Litografía Viña, uno de escultura en papel impartido por Iria do Castelo y otro taller gráfico y textual impartido por Marta Fermín, Javier Almuzara y Ana Díaz, con el mismo nombre de la exposición.

Ana Díaz en la inauguración de la exposición

Ana Díaz en la inauguración de la exposición

Estuvimos con Ana Díaz que impartió la parte de papiroflexia, origami y kirigami. Su experiencia como docente fue muy interesante para ella: «es muy gratificante porque las ideas de los demás y el contacto es muy enriquecedor, todo suma». Ana enseñó diversas técnicas básicas a partir de las cuales, los artistas participantes elaboraron sus propias piezas aplicándolas a sus ideas y trabajos.  Piezas elaboradas en ese taller, textos estudiados con Almuzara y el montaje de Marta Fermín que incorporó las esculturas en papel, todo eso se puede ver en la exposición que se puede visitar hasta el 29 de agosto.

«El ceñidor de Venus» es la obra de Ana porque según dice es su planeta estrella. Se trata de unas estrellas realizadas con la técnica del origami. Todas ellas forman el ceñidor de Venus desceñido, el corsé desatado, una liberación, una ruptura con las ataduras. Ana se inspiró en un poema de Alberti del mismo nombre y en la obra de Cranach.

El ceñidor de Venus

El ceñidor de Venus

Esta experta en papiroflexia es una artista multidisciplinar que inició su afición por el papel en la infancia de la mano de su abuelo materno, una afición que nunca abandonó. Estudio el módulo de técnicas de escultura en piedra en la Escuela de Arte de Oviedo, también cuenta con formación en fotografía y edición de audiovisuales. Hace dos años que participa en los talleres de grabado de la Universidad Popular y le gusta mucho ya que está muy relacionado con la escultura donde  también se  trabajan elementos como el volumen y la textura.  Como alumna de grabado  participó en el montaje de la instalación «Habitamos», realizada especialmente para el 30 aniversario de la Universidad Popular en el Jardín Botánico Atlántico.

El mes de agosto nuestro cielo está cubierto de estrellas. Fuera del Antiguo Instituto, las Perseidas, dentro, las de Ana Díaz. No os perdáis ni unas ni otras.

Cristina López Meana es profesora de historia en la UP desde 2002. Licenciada en Historia y Doctorada en Historia Medieval, no solo imparte clases en la Universidad Popular sino que también ejerce como guía de museos. Se trata de una todo terreno que tan bien aborda la arquitectura indiana como el colonialismo del S.XIX. Para ella es todo un reto impartir clases en UP porque «hay una alta demanda de contenidos por parte del alumnado y eso me obliga a actualizarme y a mejorar cada día».

Para Cristina la experiencia en la UP «es muy enriquecedora porque las personas que asisten tienen gran interés y me aportan muchísimas cosas, del alumnado también se aprende,  no solo se trata de  dar contenidos».

Cristina trabajó en varias excavaciones en Italia, Granada y en Veranes, a través de colaboraciones entre la Universidad de Oviedo y otras universidades. Esta experiencia le aporta un plus a su labor como docente y le permite conocer un sinfín de recursos arqueológicos que revierte en su alumnado. Las excursiones son habituales como complemento y  para conocer in situ el patrimonio relacionado con la temática de los cursos.

Cristina participará como ponente en la conferencia El arco atlántico: intercambios artísticos y culturales a lo largo de la historia. En ella hará un recorrido histórico de las manifestaciones artísticas y fenómenos culturales comunes de las regiones que conforman el Arco Atlántico, así como los hallazgos arqueológicos que demuestran nuestro pasado compartido y los intercambios comerciales y culturales que se produjeron, con especial atención en el megalitico, Edad de Bronce, época prerromana y Edad Media. Durante la conferencia se hablará de la cerámica de Saintonge (Burdeos), cerámica vidriada muy demandada por la aristocracia asturiana medieval y que llegaba en barco desde La  Rochelle. Esta conferencia está incluida en el programa del Festival Arcu Atlánticu.

Será el 31 de julio a las 19.00 horas  en el Museo Casa Natal de Jovellanos.

Cristina López Meana en la entrada del Museo Casa Natal de Jovellanos, lugar en el que tendrá lugar la conferencia.

Cristina López Meana en la entrada del Museo Casa Natal de Jovellanos, lugar en el que tendrá lugar la conferencia El arco atlántico: intercambios artísticos y culturales a lo largo de la historia.