Felisa Soria, luchadora con causa

Desde el 2007 Feli Soria Caro es la Directora de la Oficina de Políticas de Igualdad, pero su vida profesional está muy ligada a la historia de la Universidad Popular, tanto que llegamos a compartir despacho y responsabilidades como Directora de Programas de la UP cargo que ocupó hasta su actual destino.

En 1983, recién acabada la carrera de Psicología entra como monitora del curso de Educación sexual, posteriormente imparte otros muchos como: Psicología infantil, Técnicas de comunicación, Psicología evolutiva… Es el tiempo en el que se está formando e impulsando la participación ciudadana y por ende el feminismo. Desde la UP se promueve la Tertulia de mujeres de El Llano, esto supuso un intento de organizar a las mujeres en los barrios. En aquellas sesiones semanales se reunían unas 15 mujeres que proponían los temas a tratar en referencia a los derechos de las mujeres, también temas de sexualidad pues había muchos tabúes y desconocimiento al respecto. Además se proyectaban películas, se llevaba a profesionales de renombre para impartir conferencias y por supuesto se celebraba el 8 de marzo  y Comadres.

«Aquello duró tres años. Allí aprendí a escuchar. Algunas tenían conflictos muy graves y  me abrió los ojos a problemáticas de la mujer que yo no había vivido y esto hizo que me sensibilizase aún más. Aprendí mucho, yo les quería llevar temáticas muy teóricas muy de feminismo, pero ellas tenían otros problemas. Y hasta logramos que aprendieran a leer unas cuantas». Esta experiencia fue recogida en una publicación del Instituto Estatal de la Mujer.

P1010783

Feli destaca el papel tan importante que jugó la UP de finales de los 80 en la dinamización cultural de los barrios y la promoción del asociacionismo, convirtiéndose en eje vertebrador de todo lo que sucedía en la ciudad. «Eran tiempos en que se programaba casi a demanda de colectivos que se iban formando» y para lo que impartió diversos cursos: habilidades sociales, autoestima, educación sexual para las mujeres de las AA.VV., de los que surgió el germen de las vocalías de la mujer; con las asociaciones de madres AMAS, como se denominaban en aquellos años, impartiendo temáticas tales como prevención de las drogadicciones, trastornos del aprendizaje, fracaso escolar…;también se atendió a centros educativos, a la Casa del Maestro, ahora denominado CPR,  y  a la Casa de Encuentros de las Mujeres donde también impartió un gran número de cursos de autoestima, de relaciones de pareja, de malos tratos en la pareja, entonces no se hablaba de violencia de género y un largo etcétera ya que se trataba de trabajar con la totalidad de la comunidad.

También reseña el estudio realizado junto a otros compañeros y compañeras de la UP en colaboración con la Escuela Universitaria Jovellanos que se denominó El síndrome del ama de casa  en el que participó una muestra de 2.000 mujeres asistentes a los cursos  de UP. Este trabajo tuvo una gran repercusión por su rigor estadístico y por la escasez  de estudios sobre «el sentir» de las mujeres, llegando a ser publicado por el Instituto de la Mujer y se presentó como ponencia en el II Congreso de Neuropsiquiatría celebrado en Gijón.

En aquella época puso en marcha un área de salud junto a otros profesores y en colaboración  con los centros de Salud de Contrueces y Puerta de la Villa. Trabajaron hábitos de salud, e impartieron cursos de cocina para diabéticos, sesiones de relajación y control de la ansiedad y trajeron a profesionales para hablar de anticoncepción, enfermedades de trasmisión sexual, nuevas masculinidades… Además,  fue responsable de la docencia en diversos programas de inserción social que tenían como destinatarios entre otros a familias monoparentales y mujeres.

En 1993 saca las oposiciones de Directora de Programas de la UP de la FMCE y UP  y comienza a dirigir,  como no podría ser de otra forma,  el área de necesidades educativas  especiales.  En ese tiempo pasa a coordinar, entre otros,  programas destinados a extranjeros, a mayores e introduce por primera vez en la programación la «discriminación positiva» con cursos como: Reparaciones domésticas para mujeres, Cocina para hombres, Cocina y habilidades domésticas para hombres.

De esos años recuerda esa primera etapa que le supuso estar inmersa en el movimiento ciudadano, en el asociacionismo y mucho voluntariado ya que es una mujer infatigable cuando lucha por una causa y luego  los años de Directora de Programas ya significaron la estabilidad laboral, el conocimiento de los procesos administrativos y del funcionamiento del Ayuntamiento.

Como ya apuntamos al inicio,  en el 2007 es nombrada Directora de la Oficina de la Igualdad, pero… esa ya es otra historia.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: