Una mirada a Gijón con Juan Carlos Tuero

Juan Carlos Tuero llegó a la fotografía en el 78, porque la física y la química se le atragantaron en  tercero de BUP y no podía pasar a COU. Así que para no estar un año sólo con una asignatura lo que hace es matricularse en el nocturno y buscar trabajo. A través de un anuncio en prensa entra en una empresa madrileña que se dedicaba a hacer fotos por las casas. No tenía ni idea de la materia pero le enseñaron a encuadrar y a enfocar. No era necesario mover el diafragma pues estaba fijo con un tornillo. Esta actividad le empieza a gustar y comienza a investigar quitándole el tornillo a la cámara para poder manipularla. Hace pequeños cursos, compra revistas y libros y va aprendiendo de forma autodidacta.

Un día paseando  por el Parchís,  vio un cartel anunciando la apertura de la UP  y los futuros cursos  entre los que se encontraba de fotografía. Cuando pregunta por ellos le comunican que aún no están seleccionados los profesores y en segundos pasó de interesarse como alumno a profesor llegando a ser junto a su futuro socio Bernardo González Corces  los primeros monitores de fotografía de UP.

Aula de fotografía en la casa de Nava en los años 80

Aula de fotografía en la casa de Nava en los años 80. Foto realizada por J.C. Tuero.

Su primer acercamiento a la prensa fue en esta época. Le proponen colaborar en una revista que según sus palabras «duró un cuarto de hora».  Era el responsable de las fotos para unos reportajes que se llamaban Antes famosos ahora olvidados.  Al mismo tiempo le llaman para trabajar en la Hoja del Lunes y un año más tarde comienza en La Voz de Asturias diariamente. Se encargaba de todo tipo de información desde fotos de deportes, baches, plenos a cualquier cosa que fuese noticia en Gijón.

Desde la UP organiza una muestra de Fotografía de prensa en Asturias donde colaboraron grandes fotógrafos: Guerrero, Víctor Arrieta, Ramón González, Farpón, Matilla y muchos más. Esto supuso el germen que dio lugar a la exposición y catálogo de Gijón: un año en fotos que organizaba  con carácter anual, la Fundación Municipal de Cultura desde 1984 hasta 1994.

Compagina la actividad docente con su trabajo en prensa  y otros muchos: fotógrafo del Festival de Cine, de los Encuentros de Cabueñes, un estudio de diseño asociado con otros profesores de la UP… Todo esto lo compartía con Bernardo y firmaban sus fotos como Tuero Corces. En el 89 se va su alter ego para Madrid y es en ese momento cuando decide optar por la fotografía y abandonar la docencia al no poder encargarse de todo. En esa época comienza a trabajar en el Marca y fruto de esa colaboración se dedica en exclusiva al deporte, en su faceta de fotoperiodista.

En el 98 abre un estudio junto a Juanjo Arias,  antiguo discípulo de su paso por la UP,  realizando fotos para agencias de publicidad e instituciones. Esto hace que sea unos de los responsables del proyecto La Gran Foto de Asturias que consistió en hacer retratos a todo aquel que se prestase en el pabellón del Principado de Asturias de la Feria de Muestras durante dos años consecutivos. Estima que haya hecho unos 30.000 retratos y todo ello culminó con una exposición de un mosaico de fotografías de asturianos,  en el Paseo de Begoña,  inaugurada en el 2007.

Y siempre entre exposiciones,  a un lado u a otro del objetivo, le conduce a Un fotógrafo, una ciudad y un tiempo que reunió más de un centenar de  imágenes tomadas a lo largo de 25 años de profesión  y que forman parte de nuestra historia y nuestra biografía: la Plaza Mayor con coches aparcados, el Castillo de Salas hundido,  el barrio de La Santina  hoy integrado en el parque Los Pericones, el concierto de Miles Davis… Este mismo año es nombrado presidente de la Asociación Profesional de Fotoperiodistas Asturianos. Desde aquí organizan, entre otras muchas cosas,  las Jornadas de Fotoperiodismo con  exposiciones,  ediciones de libros, mesas redondas que contaron con la participación de fotógrafos de la talla de Sebastián Salgado, Gonzalo Juanes, Manu Bravo, Pedro Armestre, Andoni Canela… la muestra  MIRAES, donde exponen fotoperiodistas de la región y que tiene establecido el galardón, Memorial Ramón González que premia la mejor fotografía en Asturias y que Tuero recibió en el 2006. Aunque este no ha sido el único que ha conseguido ya que también obtuvo,  durante tres años consecutivos, el premio a la mejor fotografía periodística realizado por un autor asturiano en el Salón de Navidad de Fotografía organizado por Cajastur.

En la actualidad sigue en su estudio con Juanjo Arias, con quién también comparte firma de las fotografías para el diario Marca y La Nueva España.

Decía Susan Sontag que «la fotografía es, antes que nada, una manera de mirar. No es la mirada misma» y con Juan Carlos Tuero miramos Gijón de otra manera.

juan carlos tuero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: