Juan Carlos Martínez, en todos los jardines

Foto: Angel Diego

Foto: Angel Diego

Había una vez un chaval de La Calzada que acompañó a un amigo a matricularse en jardinería. Tanto le gustó lo que vio que al año siguiente era él quien se estaba matriculando. Primero estudió en León y después se traslado a Madrid para realizar la especialidad. No había tenido ningún contacto previo con la jardinería pero nada paró ya, ese gusto por lo verde. Hoy es el responsable de los parques, jardines, rotondas, zonas verdes, vivero municipal, huertos de ocio, arbolado…del concejo.  Estuvimos con nuestro «jardinero mayor», Juan Carlos Martínez y esto es lo que nos contó…

Su vinculación con la UP es una fina línea definida por el único curso impartido acerca de  agricultura biológica en 1986. Lo recuerda como algo muy teórico, no solo porque la disciplina estuviera en sus comienzos sino porque la ciudad no contaba con las infraestructuras con que cuenta ahora, «si se impartiera en la actualidad, sería un curso eminentemente práctico». Su experiencia docente es amplia, tanto en cursos como en conferencias que incluso impartió al otro lado del Atlántico, pues estuvo en Chile, Méjico y Cuba hablando de jardinería pública.

Pero Juan Carlos no es un jardinero cualquiera, es un profesional creativo y vanguardista, tendente a «meterse en muchos jardines» pues ha participado en publicaciones de libros bien traduciéndolos al asturiano o aportando sus conocimientos, nos llena la ciudad de calabazas, organiza congresos y es  un referente para otros municipios. Cree que la jardinería y la arquitectura son dos disciplinas artísticas imbricadas,  si bien la segunda «no sabe mucho de seres vivos». Define como difícil el espacio público pues «es complicado llegar a configurar un proyecto global que aúne diseño y sostenibilidad,  si tenemos en cuenta que los  jardines son cambiantes, evolucionan, no son estáticos». Son procesos creativos complejos que dependen del presupuesto, de las necesidades de mantenimiento y de que sean asumibles para quienes los van a disfrutar, «aunando lo utilitario con lo bello pues las personas deben sentirse a gusto al ocupar estos espacios».

Su jardín más querido, el del Cerillero y no solamente entran en juego cuestiones sentimentales o recuerdos de infancia, hay mucho más detrás, un pasado glorioso para un parque popular tanto en la forma en que fue construido como en su finalidad. Es una recuperación realizada no solo con cariño sino también teniendo muy en cuenta los elementos originales del parque como ha sido el río.

Define la UP como algo mítico, una posibilidad de acceso a la formación en clave lúdica e incluso al mercado laboral ya que hubo personas que empezaron en los talleres de la UP y que derivaron al mundo profesional. Considera que es una institución muy relevante: «quizás la gente está tan acostumbrada que no se da cuenta de la importancia de la UP, está ya en el subconsciente colectivo».

Esperamos que algún día retornes a este jardín mítico que tampoco deja nunca de cambiar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: